“¡Cuatro años más!”, retumbó en las calles de Washington D.C., cuando miles de manifestantes salieron a las calles en apoyo a Donald Trump, tras los resultados electorales que presumen la victoria de Joseph Biden.

Frases como “¡Detengan el robo!” y “Trump 2020” dicen las pancartas que portaron quienes consideran, al igual que el presidente de Estados Unidos, que la elección presidencial fue un fraude; aún cuando las autoridades electorales de varios estados han dicho que el proceso electoral fue seguro.

La marcha se autodenominó “Million MAGA March”, es decir, “Make America Great Again”, uno de los eslogans más famosos de Donald Trump, quien se ha negado a ceder la victoria a Joe Biden, y ha formulado acusaciones infundadas de fraude para afirmar que falsamente le robaron las elecciones.

El movimiento inició en la Plaza Freedom, donde la multitud vestida de azul y rojo cantó “cuatro años más”. El grupo después se desplazó hacia el Capitolio, donde manifestaron “apoyo a su presidente” y demandaron “una elección libre”.

Pese a encontrarse en una concentración masiva, muchos de los participantes no utilizaron cubrebocas para prevenirse de contagios por COVID-19. En lugar de eso, casi todos izaban su bandera estadounidense donde colocaron fotografías con el rostro de Donald Trump.

Muchos de los manifestantes viajaron desde varios puntos de los Estados Unidos para llegar al evento, algunos de ellos desde Texas, Carolina del Norte, Indiana, Wisconsin, Nueva York y Nueva Jersey.

“Necesitaba estar aquí. Todos nosotros necesitamos mostrar algo de apoyo a nuestro presidente. Él necesita esto, nos necesita, ha estado pasando un mal rato desde el primer día”, dijo una de las manifestantes a medios locales.

Algunos manifestantes en contra del movimiento fueron vistos cerca del evento. Muchos lugareños de la capital estadunidense levantaron pancartas en sus locales, donde se leía “Trump perdió”. Aunque no hubo enfrentamientos, el bando en apoyo a Trump les gritaba que la elección “fue robada”.

La secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, declaró en Twitter que la multitud era de “más de un millón de protestantes”, pero reporteros locales estimaron que fueron miles de personas en el mitin. Aunque Trump había declarado que podría asistir a la marcha en su apoyo, la mañana del sábado dejó la Casa Blanca para ir a practicar golf.

Te puede interesar: Funcionarios desechan quejas de Trump: ‘Elecciones fueron las más segura de la historia’