En su natal Japón, un joven de nombre Shoki Goto Takashima tenía un deseo que anhelaba cumplir: conocer otros países, su gente y su cultura.

Para hacer realidad esa meta, decidió escribir una carta a un amigo reportero que trabajaba en un periódico japonés, pues debido a sus conocimientos e información, consideraba que podía ayudarlo a llegar a conocer más del mundo, como América Latina.

“Le escribí en la carta (diciéndole) que quería viajar a México, que por favor me ayudara a buscar un departamento pequeño y también a iniciar mis estudios de español. Quería conocer mientras estaba estudiando ese idioma desde cero”, platica.

Gracias a los conocimientos de su conocido, Shoki pensó que podía evitar meterse en cualquier tipo de problema en el extranjero, especialmente en México, donde iba a iniciar una nueva aventura.

Fue en 1980 que Goto Takashima llegó a la nación azteca, donde percibió que, a pesar de su nulo conocimiento del idioma, era bien recibido por la gente sin ningún tipo de discriminación, ayudándolo a realizar actividades básicas como usar el transporte público.

“Cuando llegué a México no sabía nada de español, cero. No podía distinguir entre buenos días y buenas tardes, entre el masculino y el femenino, y tampoco la diferencia de los sustantivos”
Shoki Goto TakashimaMigrante japonés en México

Como él, miles de japoneses han arribado al país, cumpliéndose este 2022 el 125 aniversario de la primera migración japonesa a México, derivando a que hoy en día no sólo haya un estimado de 70 mil descendientes de japoneses en tierras mexicanas, según la Asociación México Japonesa, A.C., sino que se haya reforzado la relación bilateral en materia de comercio e inversión.

De acuerdo con la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Japón es el sexto socio comercial y el cuarto inversionista de México a nivel mundial, así como el tercer destino más importante para las exportaciones mexicanas de productos agroalimentarios.

Además, Japón representa la relación más antigua de México con un país de Asia-Pacífico, la cual inició hace más de 400 años.

Goto Takashima, un profesor dedicado a su idioma

Cuando Shoki Goto Takashima llegó a México, comenzó a aprender español en el Centro de Enseñanzas para Extranjeros (CEPE) de la UNAM, tomando clases desde el primer nivel.

De ese modo, conociendo poco a poco la lengua y la cultura mexicana, decidió quedarse en el país por tiempo indeterminado, llevándolo a convertirse con los años en profesor de su lengua materna.

Desde hace 30 años, Shoki da clases en la UNAM, donde cada semestre en la escuela se abren cursos para principiantes.

“Siento que los mexicanos son muy estudiosos, tienen motivación por alguna animación japonesa, o por la comida. Creo que es importante tener cualquier motivación para empezar (a estudiar) el idioma (…) Se puede tener otra motivación más fuerte, como por ejemplo ir a estudiar un Posgrado en Japón”, dice el docente.

Para él, este tipo de incentivos son importantes al momento de estudiar su idioma si se considera que el japónés y el español no tienen ninguna semejanza como sí la hay con otros como el portugués o el italiano.

Por otro lado, tomando en cuenta la experiencia que Goto Takashima ha obtenido al vivir entre la sociedad mexicana y lo que vio en su país natal durante su juventud, le recomienda a los jóvenes de ambos países que no tengan miedo en descubrir nuevas cosas.

“Tal vez se necesita de mentalidad abierta para aceptar las cosas. Pero deben tener algún interés en estudiar y en trabajar, interés no sólo en ganar dinero, sino en conocer a la gente, los lugares, la comida.

“Tengamos en parte aventura o espíritu de vagabundo. Traten de investigar sobre otro país y otra gente”, asegura en entrevista.

De igual manera, a sus connacionales que visiten México, les comparte que además de que no tendrán problema en el sentido económico, podrán ver las riquezas del país, como su naturaleza y el arte arqueológico.

Desde hace 30 años, Goto Tahashima da clases de japonés en la UNAM

Luego de conocer la nación azteca, el académico sostiene que dependerá de ellos si desean irse o quedarse en el país por un mes, un año o más, como fue su caso.

Actualmente, Goto Takashima no pretende regresar a Japón, sino seguir desarrollándose profesionalmente en México, donde prevé continuar con sus clases en la UNAM y tener buena relación con los mexicanos.

“No tengo idea de regresar a Japón para siempre. Tengo trabajo en la docencia, quiero seguir dando clases y tener buena relación con tus paisanos”, detalla.

También puedes leer: Conoce más del arte japonés en Fundación Japón en México