9,800

militares estadounidenses permanecerán en Afganistán hasta 2015. Para finales de 2016, las tropas de EU abandonarán por completo el territorio


El portavoz del Ministerio de Defensa afgano dijo que ‘un terrorista vestido con el uniforme del Ejército de Afganistán’ abrió fuego en la base y dejó heridos

Un general de división del Ejército de Estados Unidos fue asesinado ayer en una base militar en Kabul, Afganistán, en lo que se presume fue un ataque interno. 

Este sería el oficial estadounidense de mayor rango asesinado desde la Guerra de Vietnam.

“El incidente ocurrió en el Campamento Qargha donde los militares afganos están siendo entrenados, aquí un pistolero con uniforme militar afgano utilizó su arma en contra de los estadounidenses y otros afganos”, informó ayer ABC News. 

El general fallecido fue identificado como Harold Greene. Estaba en su primera misión en una zona de combate.

Según detalló AP, su cargo era el de subcomandante general del Comando Transitorio Combinado de Seguridad, y era uno de los responsables de preparar a las fuerzas afganas antes de que las tropas estadounidenses se retiren para finales de este año.

El resto de los heridos incluyen al menos a un brigadier alemán y a dos generales afganos.

“La tensión aumentó en la academia militar en el periodo posterior a los disparos, que tuvo lugar alrededor del mediodía, pues las tropas extranjeras parecían estar al pendiente, con miedo a que se presentara otro ataque”, publicó ayer The New York Times.

Amenaza interna

Este tipo de eventos, según USA Today, a pesar de que se presentaban en aumento en los últimos años, recientemente habían declinado. 

Pero no han desaparecido, pues en febrero fueron asesinados de manos de militares afganos dos soldados de fuerzas especiales del Ejército estadounidense. 

Por ello, “sigue existiendo una amenaza constante para las tropas de coalición que sirven junto a las fuerzas afganas”, indicó el Times.

Comandantes aseguran que los ataques los realizan soldados que han crecido alienados y enojados por la continua presencia de las tropas extranjeras en el país asiático.