En Sidney, Australia, le dieron la bienvenida no al 2019 sino, en un giro de 360 grados, al 2018.

Mientras la pirotecnia explotaba y los abrazos se multiplicaban en el emblemático Puente de la Bahía de Sidney una gigantesca proyección decía “¡Feliz Año Nuevo 2018!”.

El error no pasó desapercibido para nadie y hasta uno de los diarios más importantes de la región, el Sidney Morning Herald, tituló una de sus notas: “Oh no, es 2018 otra vez”.

Los miles de dólares que se invirtieron en las proyecciones y las 8.5 toneladas de fuegos artificiales quedaron opacados por el tremendo error que más de un millón de personas, que se encontraban en el lugar, pudieron apreciar.

En declaraciones que recoge la agencia EFE, Anna MacInerney, quien fue la jefa de organización del evento se dijo molesta pero aseguró que hay que pasar la página.

“Nos llevó 12 meses organizar un evento de esta magnitud. Fue un error, pero podemos clarificar que en realidad estamos en el 2019… Debemos centrarnos en las grandes cosas que se produjeron anoche donde no hubo incidentes que lamentar”, expresó.

TE RECOMENDAMOS LEER: Ataques con cuchillo, atropellamientos y violencia empañaron llegada del 2019 (VIDEOS)