Vito Piccarreta, el jefe de la estación de trenes del norte de Bari, un hombre de 24 años de servicio en los ferrocarriles italianos, se declaró culpable del accidente de trenes ocurrido hace unos días en esa localidad de Italia.

“Soy yo el culpable; fui yo quien dejó salir ese tren de la estación. Había mucha confusión; los trenes estaban retrasados”, dijo Piccarreta a los medios.

De acuerdo con el diario La Stampa, Vito “estaba tumbado en el sofá sin zapatos, como si padeciera alguna enfermedad crónica; sin deseos de hablar”. Su esposa dice que ni siquiera le contesta el teléfono a los amigos.

El peor desastre ferroviario en la historia de Italia, explica el periódico italiano, sucedió debido al retraso de varios trenes, ese martes por la mañana, por lo cual, se decidió añadir un segundo tren, que no estaba previsto, para aliviar la congestión existente.

Vito tenía que cuidar el intervalo entre los tres trenes acostumbrados a salir todos los días, pero la rutina le hizo olvidar aquel segundo tren.

Sin embargo, la responsabilidad no es sólo del jefe de la estación del norte de Bari, también era responsable Alessio Porcelli el encargado de Corato, quién tampoco se dio cuenta del peligro de que dos trenes compartieran la misma vía.

El rotativo señala como un tercer presunto culpable al el maquinista de uno de los dos trenes, Pasquale Abbasciano, quien decidió conducir su tren a la velocidad de 100 km/h.