Bailey Breedlove, una madre estadounidense, fue expulsada del parque de diversiones Six Flags en Oklahoma después que los trabajadores del lugar consideraron que vestía unos shortsdemasiado cortos”, lo que quedó evidenciado en video.

De hecho, el video se viralizó por medio de redes sociales y generó polémica pues la mamá explicó que los trabajadores del lugar la expulsaron y discriminaron por su forma de vestir.

Precisamente, Bailey Breedlove reveló que el administrador del parque de diversiones la avergonzó y amenazó públicamente por “usar shorts demasiado cortos”.

Breedlove, madre de familia y paciente con autismo, mostró el momento de la agresión por parte de los agentes de seguridad quienes le pidieron que se retirara del lugar.

De acuerdo con su testimonio, la expulsión del parque se originó luego de que la hija rodara colina abajo con sus zapatos de “Skate Heelys“, lo que generó que un policía del parque le gritara a la pequeña.

Posteriormente, contó Bailey Breedlove, el policía la tomó del brazo con la intención de expulsarla bajo el argumento de que sus shorts eran demasiado cortos.

No obstante, debido a sus condición autista, Bailey se dirigió a su novio pues le cuesta trabajo hablar con los oficiales, pero ante dicha acción los elementos de seguridad comenzaron a gritarle y a solicitar refuerzo para obligarla a retirarse de las instalaciones.

También lee: Golpes, patines y shorts | Documento Indigo

La madre explicó que la actitud mostrada por el administrador del parque fue grosera porque comenzó a avergonzarla, con comentarios como que debía de comprarse unos nuevos shorts.

Por esta situación, Breedlove acusó al administrador del parque y a la policía de haberla agredido, luego de que debido a su autismo ella quería que su novio hablara con los agentes, pero estos comenzaron a gritar todo tipo de cosas para luego obligarla a retirarse del parque.

Finalmente, tras compartir su experiencia a través de sus redes sociales, la mujer recibió un sin número de comentarios de apoyo por parte de miles de usuarios  quienes además condenaron la actitud tanto de la policía como de los trabajadores del parque.