A horas de que comparezca ante una corte federal en Nueva York, el ex abogado de Donald Trump, Michael Cohen, se entregó al FBI en una táctica que podría conducir a un acuerdo para declararse culpable.

De acuerdo a información de AP, Cohen se declararía culpable para cooperar con los fiscales que llevan la investigación en su contra por malversación de fondos durante la campaña de Trump.

Aunque el acuerdo de culpabilidad aún se negocia, de concretarse sería un duro golpe para el presidente de Estados Unidos pues además de las investigaciones que pesan en su contra por fraude bancario y fraude fiscal, también se le investiga por violaciones de financiamiento de campaña.

El objetivo de la declaratoria de culpabilidad sería la de evitar especulaciones e incertidumbre en el juicio a cambio de algún beneficio para su condena.

La investigación de los fiscales se basa en las transacciones financieras de Cohen e incluyen pagos millonarios para suprimir información negativa del ahora presidente Donald Trump, durante su campaña, como el que realizó a la actriz porno Stormy Daniels por 130 mil dólares.

Según versiones del diario New York Times, la Fiscalía también investiga préstamos por más de 20 millones de dólares para Cohen y las compañías de taxis que administran su familia.

En julio, Trump aseguró que no consideraba inapropiado pagar a una modelo por su silencio (al referirse al caso de Cohen), pero sí que el FBI registrara oficinas y que un abogado grabara a un cliente sin consentimiento.

El exabogado personal del presidente Donald Trump, Michael Cohen, grabó de manera secreta a su jefe discutiendo pagos a la modelo de Playboy, Karen McDougal, quien aseguró haber tenido una relación adúltera con el mandatario.

El diario New York Times dio a conocer que las cintas se encuentran en posesión del FBI.

La modelo sostiene que entre 2006 y 2007 tuvo una aventura sentimental con Donald Trump luego de que Melania diera a luz al hijo de la ahora pareja presidencial.