Estados Unidos, el país del mundo más afectado por el COVID-19, superó este domingo los 5 millones de casos, inmerso en un debate entre los demócratas y la Casa Blanca por la decisión del presidente Donald Trump de firmar unilateralmente medidas para paliar los efectos de la pandemia en la economía.

Según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins, Estados Unidos registró a las 13:30 horas, tiempo local, un total de 5,017,150 contagios, por delante de Brasil, con 3,012,412; la India, con 2,153,010, y Rusia, con 885,718.

Respecto a los fallecidos, Estados Unidos también registra el mayor número de decesos en el mundo con 162,635; y le siguen Brasil, con 100,477; México, con 52,006, y el Reino Unido, con 46,659.

Los estados más afectados en el país norteamericano por la pandemia son California, con 555,797 casos; Florida, con 532,806; y Texas, con 497,915.

En cuanto a los muertos, Nueva York es el estado más golpeado, con 32,773; seguido de Nueva Jersey, con 15,874; y California, con 10,316.

Pese al avance inexorable de los contagios, el debate político estuvo dominado este domingo por la economía con un toma y daca entre los demócratas y la Casa Blanca por la decisión de Trump de firmar cuatro órdenes ejecutivas.

Esos decretos, que el presidente rubricó el sábado en su club de golf de Bedminster (Nueva Jersey), contemplan una prestación adicional para los desempleados, un retraso en el pago de impuestos sobre las nóminas, una moratoria en la devolución de los préstamos estudiantiles y una paralización de los desahucios de viviendas federales.

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, fue contundente a la hora de tachar esas medidas de “bazofia inconstitucional”.

Lee: Estados Unidos donará 3 millones de dólares para combatir COVID-19 en México