Ningún gobierno admite la culpa del presunto ataque químico en Duma, Siria. Desde el fin de semana, los líderes de Rusia, Siria e Irán fueron señalados por el presidente de Estados Unidos Donald Trump como los responsables de este incidente, pero hasta ahora no se sabe quien provocó la intoxicación y muerte de niños, mujeres y hombres.

La Sociedad Médica Siria Americana y la Defensa Civil Siria, ambas organizaciones apoyadas por Estados Unidos, aseguraron que al menos 42 personas fallecieron este sábado con síntomas de haber sufrido un ataque químico y 500 individuos fueron atendidos por los mismos malestares.

“Se pensaba que las armas químicas habían sido completamente desarticuladas, pero en la práctica hemos visto que estos arsenales están siendo utilizados de manera indiscriminada probablemente por fuerzas oficialistas. Da la impresión de que los rebeldes que buscan el derrocamiento del gobierno de Bashar al Assad no controlan este tipo de armas”, explicó en entrevista Alberto Rojas, director del Observatorio de Asuntos Internacionales de la Universidad Finis Terrae.

El gobierno sirio y sus aliados rusos e iraníes negaron toda responsabilidad, no obstante, desde el sábado Trump afirmó que el régimen del presidente sirio Bashar al Asad pagará un “alto precio” tras el “ataque químico insensato”.

El presidente mantuvo ayer sus declaraciones sobre el incidente en Duma. Calificó de “atroz”, “horrible” y “un acto bárbaro” el presunto ataque. También declaró que en 24 ó 48 horas tomará una decisión contra Siria.

“Si fueron los rusos, si fue Siria, si fue Irán, si fueron todos ellos juntos, lo descubriremos y tendremos las respuestas bastante pronto”, se comprometió el mandatario.

“Ellos dicen que no lo hicieron, pero para mí no hay demasiadas dudas al respecto. Los generales lo descubrirán en las próximas horas”, agregó.

Previo a las declaraciones de Trump, el secretario de Defensa de Estados Unidos James Mattis aseguró que “no descarta” acciones militares contra Siria.

No sería la primera vez que fuerzas estadounidenses atacan este país. Trump ordenó en abril de 2017 lanzar 59 misiles contra una base aérea en respuesta al supuesto uso de armas químicas por parte del gobierno de Bashar al Asad.

Trump dijo que en 24 ó 48 horas tomará una decisión en contra de Siria

“Hemos visto que el año pasado Donald Trump ordenó un bombardeo sobre una base siria en Homs. Por lo tanto se podría esperar una acción similar a largo o corto plazo”, adelantó Rojas.

Como eco a las declaraciones de Trump, el ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Jean-Yves Le Drian, dijo el domingo que el país galo asumirá “todas sus responsabilidades” tras el ataque. Este compromiso del gobierno francés llegó después de que amenazara reiteradamente con atacar objetivos militares sirios en caso de uso de armas químicas.

Ante el presunto ataque químico, el Consejo de Seguridas de las Naciones Unidas se reunió ayer para discutir este incidente. La embajadora de Estados Unidos de la ONU, Nikky Halle, dijo en este evento que su país está preparado para responder al ataque químico en Siria.

“La Historia registrará este como el momento en el que el Consejo de Seguridad cumplió con su deber o demostró su fracaso total para proteger a los sirios. De cualquier manera, Estados Unidos responderá”, afirmó la embajadora ante la ONU.

Reino Unido apoyó la versión de Estados Unidos, pero optó por una investigación previo a cualquier castigo. La embajadora británica Karen Pierce dijo que su país prefiere empezar con una “investigación adecuada” de lo sucedido.

En el sentido contrario, el embajador de Siria, Bashar Jaafari, expuso en la reunión del Consejo de Seguridad que el gobierno sirio no utilizó armas químicas para atacar a sus ciudadanos.

El representante de Siria aseguró que su país no posee ningún tipo de arma química e invitó a la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) a realizar una investigación en Duma con el fin de comprobarlo.

Jaafari agregó que Estados Unidos, Reino Unido y Francia están mintiendo en sus acusaciones y la prueba es que ciudadanos de Dumas pudieron dejar la región de forma segura el día del presunto ataque. “Los países están mintiendo para justificar ataques militares”, declaró.

El embajador de Siria también condenó la agresión de Israel contra una base aérea en Homs: “Tel Aviv amenaza la paz y la seguridad en la región y en todo el mundo, sin embargo, las naciones occidentales ni siquiera mencionan tales sucesos y de esa manera, los encubren y se hacen cómplices”.

En el mismo tenor, los gobiernos de Siria y Rusia responsabilizaron a Israel por el ataque en contra de este aeropuerto militar. Varios misiles impactaron la base aérea cerca de la ciudad de Homs y provocaron la muerte de 14 personas, de acuerdo a declaraciones de testigos.

Israel no confirmaron ni negaron las acusaciones. Siria inicialmente acusó a Estados Unidos por el ataque porque este se produjo después de que Francia y el gobierno estadounidense amenazaron con responder al incidente en Duma.

En el mismo sentido, el embajador ruso ante las Naciones Unidas, Vasili Nebenzia, propuso a los expertos de la OPAQ visitar Damasco hoy para investigar el presunto ataque químico.

El diplomático informó que expertos rusos hicieron una pesquisa en los lugares donde presuntamente se realizó el ataque químico. Nebenzia aclaró que no se encontraron huellas de sustancias tóxicas.

Además, de acuerdo al embajador, los investigadores rusos entrevistaron a los médicos del único hospital en funcionamiento y ninguno dio testimonios sobre el uso de sustancias tóxicas en la región.

Agregó que el gobierno ruso está preocupado porque Estados Unidos, Francia y el Reino Unido “llevan a cabo una política de confrontación hacia Rusia e incitan a otros a hacerlo sin ningún motivo y sin pensar en las consecuencias”.

El diplomático denunció que para ello se utiliza “difamación, insultos, retórica belicista, chantaje, sanciones y amenazas”.

La alianza Rusia-Siria

El presidente de Rusia Vladímir Putin también defendió ayer al régimen sirio de las acusaciones de Estados Unidos.

En conversación telefónica con la canciller de Alemania, Angela Merkel, Putin calificó de “inadmisibles” las declaraciones de que Damasco está detrás del supuesto ataque químico.

“El gran tema de fondo es que Siria se está convirtiendo en un escenario de disputa en el que Rusia está defendiendo sus intereses geopolíticos en la región”, afirmó Alberto Rojas, director del Observatorio de Asuntos Internacionales de la Universidad Finis Terrae.

El especialista explicó que desde tiempo de la Unión Soviética existe un vínculo fuerte entre Moscú y Damasco en parte porque Siria es un país comprador de armas y se alinea políticamente con el gobierno ruso.

De acuerdo al director del observatorio, esta relación entre las dos naciones también se debe a que el gobierno sirio le permite utilizar a los rusos la base naval de Tartús para tener una salida al Mediterráneo.

“Para Rusia es muy importante seguir apoyando a Bashar Al Assad con la intención de mantener una buena relación con Siria”, finalizó Rojas.