En su época de juventud, Belén Sanz Luque vio y escuchó situaciones que sólo a muy pocas personas les ha tocado vivir. Debido a su labor como antropóloga, convivió y trabajó junto con comunidades originarias de México, personas que, hasta el día de hoy, le traen recuerdos imborrables.

Una de esas memorias es cuanto observó el papel que impartían las mujeres, sus tareas y el esfuerzo que le dedicaban a cada cosa que hacían, como cuidar del hogar, atender a los niños, acarrear agua a sus casas, y encargarse de varias partes de la cosecha.

Pero no sólo eso, Belén percibió que, a pesar de todas esas labores, sus derechos eran muy limitados en términos de tomas de decisiones, algo que debían afrontar además de otras situaciones de violencia.

Al ver y conocer esos casos, es que Belén Sanz Luque se dio cuenta de la importancia que es darle voz a estas mujeres, personas que, aunque son líderes de su comunidad, tienen que enfrentarse a múltiples desafíos.

“Para mí fue muy claro el observar que no era suficiente con que desde la investigación se pudiera escuchar esa voz, sino que había que encontrar la manera de poder acompañar sus esfuerzos desde las instituciones, desde la política pública, y también desde los organismos internacionales”, comenta Belén Sanz.

Así, es a través de ONU Mujeres, que la originaria de España y con 15 años de experiencia en políticas de desarrollo con énfasis en igualdad de género, sigue luchando por atender esas voces en México y el mundo.

Al preguntarle hoy en día qué le diría a esas mujeres que tuvo la oportunidad de conocer, Belén admite que les agradecería por todo lo aprendido. Pero no sólo a ellas, sino a todas “las maestras” con las que se ha encontrado, pues “son unas verdaderas guerreras en materia de sacar a adelante a sus familias, de tener sus proyectos de vida y de no desistir”.

“Les diría gracias, porque hoy puedo atestiguar que es más importante que nunca que su voz sea escuchada y que no están solas. Estamos aquí todas para acompañarnos, para ejercer eso que se ha llamado desde el feminismosororidad’, esa solidaridad entre mujeres para avanzar en nuestros derechos para terminar con el patriarcado, y que desde esa sororidad estamos trabajando de la mano para que esa discriminación desaparezca de sus vidas, y desde luego, para que podamos imaginar y hacer realidad un mundo igualitario”, detalla Belén.


El Foro Generación Igualdad es un proyecto impulsado por los gobiernos de Francia y México, así como por ONU Mujeres

Unión internacional pide Belén Sanz Luque

Una de las acciones en las que Sanz Luque actualmente trabaja es en el Foro Generación Igualdad, un proyecto virtual impulsado por ONU Mujeres y los gobiernos de México y Francia, a través del cual se busca escuchar a diferentes voces para implementar acciones en favor de la equidad de género en todo el mundo.

De acuerdo con Belén, este es un gran espacio en el que se analizará cuánto se ha avanzado en cuestión de igualdad, dónde están los desafíos y cuáles son las acciones que se deben tomar.

“El foro tiene ese carácter global, por eso, cuando ustedes vean el programa, verán que hay sesiones por las mañanas y por las noches para conectarse con Asia y otras partes del mundo. Le hemos llamado Siguiendo el Sol, donde en todos lados que haya Sol en el mundo, el foro esté activo”, cuenta Sanz Luque.

Así, del 29 al 31 de marzo, en México se realizarán sesiones moderadas por feministas experimentadas que dirigirán la conversación entre los participantes y la audiencia que los sintonice.

De la misma manera, estas actividades se llevarán a cabo en París a mediados de este año, con el objetivo de que el discurso crezca y las acciones sean más evidentes.

Luego de que se hayan escuchado las voces, se prevé que con los resultados se generen coaliciones, colectivos que involucren a gobiernos, sociedad civil, sector privado y medios de comunicación, para asumir los compromisos correspondientes con medidas claras y recursos determinados.

“Nosotros ya no tenemos que seguir generando compromisos o haciendo diagnósticos, sino garantizar que todos aquellos que tienen responsabilidad para que esta agenda se implemente, hagan que se implemente. Esto requiere recursos, voluntades políticas y alianzas de todas las partes de la sociedad”, señala Belén.

Por otra parte, la representante de ONU Mujeres México concuerda con que esta es también tarea del género masculino, pues la solución que se busca no va a ser verdadera si no se cuenta con la mitad de la población, es decir, con los adultos, los jóvenes y los niños hombres.

Asimismo, invita a las mujeres a usar espacios como el Foro Generación Igualdad para tomar la voz, para hablar y ser escuchadas, decirle a la sociedad lo que quieren y qué es lo que necesitan que cambie.

“Creo que es un momento para alzar la voz, para que esa voz sea constructiva, transformadora, y para generar solidaridad con otras mujeres, con las mujeres que están, por ejemplo, tomando la decisión valiente y desafiante de participar en la política, donde todos tenemos una cita importante”, recalca Belén.

También puedes leer:Cine y ONU Mujeres contra la violencia de género