Para la mayoría de los mexicanos, los países europeos son la mejor opción para realizar un intercambio estudiantil, pues según datos del Instituto Internacional de Educación (IIE) 53 por ciento eligen este destino, y más específicamente España por la cultura, el idioma y las “facilidades económicas” en la educación.

¿Pero qué pasa con su vecino del norte? Pese a su cercanía, México está en el noveno lugar en envío de universitarios a Estados Unidos. Es superado por países como China, India, Corea del Sur y Vietnam.

En su última visita al país a principios de mes, Barack Obama anunció un programa que pretende llevar a 100 mil latinoamericanos a estudiar en Estados Unidos, y 100 mil de sus estudiantes al sur del continente.

Mientras que en Europa la crisis está obligando a muchos jóvenes a buscar oportunidades de ayudas financieras fuera de su país de origen, América busca replicar un modelo ya conocido de becas en el viejo continente: el llamado “Erasmus” que ha llevado a más de un millón de europeos a estudiar en otros países.

Aunque el gobierno 
mexicano ha asegurado que quieren lanzar el plan antes 
de fin de año, Estados Unidos aún no ha dicho cuándo se aplicaría el programa, pero estará enfocado en carreras de ciencia, tecnología, ingenierías y matemáticas.