El arzobispo Welby dijo que anticipa la primera ordenación para el próximo año. 

La Iglesia Anglicana de nuevo rompió un tabú.

La asamblea nacional de la Iglesia de Inglaterra, conocida como Sínodo General, tomó ayer la histórica decisión de permitir a las mujeres ascender a la jerarquía de obispos. 

La votación en las tres cámaras del sínodo arrojó 351 sufragios a favor, 72 en contra y 10 abstenciones.

El arzobispo de Canterbury, Justin Welby, y el primer ministro David Cameron aprobaron la decisión. Incluso el arzobispo Welby dijo a la BBC que anticipa la primera ordenación para el año próximo.

Antes de la consulta definitiva, el obispo de Gloucester, Michael Perham, afirmó que “el ministerio sacerdotal femenino es una parte vital, profundamente valiosa y transformadora de la vida de la Iglesia de Inglaterra y de nuestra misión en la nación”.

Más vale tarde que nunca

La aprobación tiene lugar dos años después de que una propuesta similar no obtuvo los dos tercios de votos necesarios entre los miembros laicos del Sínodo General, pese a la aprobación de los obispos y el clero.

El Sínodo General dictaminó en 1975 que no había objeciones fundamentales a que hubiese mujeres obispos, pero demoró casi dos décadas antes de la primera ordenación sacerdotal de mujeres.

La Iglesia de Inglaterra forma parte de la comunión anglicana, con 44 iglesias autónomas en más de 160 países. La Iglesia Episcopal en Estados Unidos fue la primera de la comunión en tener una mujer obispo y ahora es dirigida por una mujer. (Fuente: AP)