El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, comenzó a hacer planes para su inicio de gobierno. Este 1 de enero, el ultraderechista tomará posesión, y para este entonces estará casi hecha una de sus propuestas: reducir el número de ministerios, de 29 a 15.

La decisión de disminuir al Estado ya había sido anunciada por el exmilitar durante la campaña que lo llevó a ganar las elecciones el pasado domingo con el 55.13 por ciento de los votos. De acuerdo con el diputado Onyx Lorenzoni, esta propuesta fue analizada por Bolsonaro incluso antes de que éste liderara las encuestas para ser presidente.

Lorenzoni, quien se prevé será el futuro ministro de presidencia, aseguró que la reducción se hará luego de que algunos de los ministerios se fusionen y uno solo haga el trabajo que actualmente tres o cuatro realizan.

Mencionó que se creará un gran Ministerio de Economía: un despacho que asumirá las responsabilidades que ahora se dividen Hacienda, Planificación e Industria y Comercio Exterior

Además, dijo que otra fusión unificará los despachos de Agricultura y Medio Ambiente.

Hasta ahora, el Partido Social Liberal confirmó que Paulo Guedes, el asesor económico del ultraderechista, y el mismo Lorenzoni, son dos de los nombres que pueden representar los ministerios.

Por su parte, Guedes llegaría con un programa de saneamiento de las cuentas públicas y de reducción de la deuda, que incluye privatizaciones y una reforma de jubilaciones.

Además, el presidente electo anticipó proponer como ministro de Justicia a Sergio Moro, quien ganó notoriedad como responsable de la Operación Lava Jato, mismo que condenó a prisión al exrival de Bolsonaro, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Los anuncios del equipo derechista sobre reducir los ministerios agrandaron a los mercados, pues la Bolsa de Sao Paulo cerró con un alza de 3.69 por ciento y el dólar a 3.69 reales, su valor más bajo desde abril.