¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Latitud
Nacional

2012

El negocio del fin del mundo

Indigo Staff

Mientras lees esto, faltará menos de una semana para la llegada del 21 de diciembre, el fin del calendario maya de larga duración.

El tema ha inspirado de todo un poco: miedo, incredulidad, pánico e histeria.

Existe una tendencia de convertir el fenómeno originado por la cultura Mesoamericana en una mina de oro, sin importar si son creyentes o detractores de lo que se interpreta como  profecías.

Es el negocio del fin del mundo, los que aprovechan la psicosis de quienes consideran factible que el Armagedon  llegue efectivamente en siete días.


Dic 14, 2012
Lectura 19 min

10 a 150 dólares es lo que cuestan los kits de supervivencia

La alianza maya Oxlaljuj Ajpop ha reiterado que el fin del calendario significa más bien cambios a nivel ‘espiritual y de familia’

"Es más o menos el mismo porcentaje (quienes creen en la profecía maya) de la gente que cree en Santa Clos”

- Seth Shostak

Científico del Instituto SETI

"Estamos hablando de engaños, mentiras y retorcer la verdad, transformándola en una historia de folklore para generar ganancias”

- Felipe Gómez

Líder de la alianza maya Oxlaljuj Ajpop

Mientras lees esto, faltará menos de una semana para la llegada del 21 de diciembre, el fin del calendario maya de larga duración.

El tema ha inspirado de todo un poco: miedo, incredulidad, pánico e histeria.

Existe una tendencia de convertir el fenómeno originado por la cultura Mesoamericana en una mina de oro, sin importar si son creyentes o detractores de lo que se interpreta como  profecías.

Es el negocio del fin del mundo, los que aprovechan la psicosis de quienes consideran factible que el Armagedon  llegue efectivamente en siete días.

El supuesto apocalipsis se ha convertido en la mejor estrategia de negocios de complejos turísticos, aerolíneas, empresas de artículos de supervivencia y hasta uniones de crédito.  Dales un vistazo.

Lucrando con el Apocalipsis

México, Guatemala, Belice, Honduras y El Salvador son los países que comprenden el mundo maya. 

A diferencia de muchos otras lugares del planeta donde el miedo se asocia con la fecha, aquí es razón de celebración.

Diversas organizaciones de turismo de la región aprovecharán la ocasión para conseguir dividendos positivos en sus ganancias.

“Vamos a cumplir las expectativas. Es un éxito garantizado la llegada de turistas de Europa, Sudamérica, Estados Unidos, Canadá y otras partes del mundo”, afirmó el ministro de Turismo de El Salvador y presidente de la Organización del Mundo Maya, José Napoleón Duarte.

Los países que fueron la cuna de la civilización esperan recibir este año más de 10 millones de turistas solo en la región maya, informó la agencia EFE.

En el puerto salvadoreño de La Libertad, conectarán la celebración prehispánica con la temporada navideña al erigir un árbol gigantesco en la costa, aunque una celebración no tenga nada que ver con la otra.

Un reloj digital de dos metros y medio de alto con la cuenta regresiva al 21 de diciembre se ha instalado en Tapachula, México.

Los conciertos también ocuparán la agenda del fin del mundo. La asociación de DJs de Londres Crostwon Rebels, organizarán un evento denominado “Day Zero”, la cual se espera que tenga una duración de 24 horas continuas el 20 de diciembre próximo.

En la web se realizará el “Maya-Geddon”, una “fiesta” en línea que contará con invitados como el psíquico Michael Bodine y la medio Sharon Pugh. El precio por tener acceso al evento por Internet es de 12.21 dólares, el día 21 del mes 12 invertido.

Las reacciones en los miembros de la cultura maya no se hicieron esperar.

“Estamos hablando de engaños, mentiras y retorcer la verdad, transformándola en una historia de folklore para generar ganancias”, dijo Felipe Gómez, líder de la alianza maya Oxlaljuj Ajpop a AFP.

“No están diciendo la verdad acerca de los ciclos”, agregó.

Alianza Oxlaljuj Ajpop ha reiterado que el ciclo significa más bien cambios a nivel “espiritual y de familia”.

En Hong Kong, el restaurante Tsim Sha Tsui ofrece el “Platillo del Juicio Final” con un costo de 2 mil 112 dólares, informó el diario chino South China Morning Post.

El costo es alto porque  ofrece el “Último Postre”, un mousse de chocolate adornado con oro de 24 quilates.

En Chile, la tienda Response, la única empresa que provee elementos de supervivencia en el país, ha visto una bonanza en sus ventas las últimas semanas.

Entre sus productos están agua que dura cinco años, comida deshidratada, cerillos submarinos, y todo lo que tenga que ver con reciclar, purificar o filtrar agua.

Los ‘otros’ Apocalipsis

En siete días terminará el “13 Baktún”, el ciclo maya que empezó hace 5 mil 125 años.

Pero a diferencia de lo que piensan muchos creyentes del fin del mundo, el calendario no anuncia la destrucción de las civilizaciones.

Para los mayas, los ciclos no eran lineales, sino circulares. 

El 21 de diciembre es la conclusión de un periodo y la entrada a uno nuevo.

Esta última profecía no es la primera –ni muy probablemente la última– que vaticina catástrofes.

En el año 634, los romanos creían que un mito de Rómulo anunciaba la destrucción de Roma a los 120 años de su fundación.

La historia decía que 12 águilas revelaron al fundador romano el tiempo de vida de la civilización, una década por cada águila.

Para el año 999, el papa Silvestre II pronosticó que el primero de enero del año 1000 llegaría el Apocalipsis. Como comprobamos hoy, su clarividencia no fue muy atinada.

El hecho de que el año 1666 tuviera el conocido “número de la bestia” era razón suficiente para creer que llegaría el final para muchos cristianos. 

En 1997, la secta “Puertas del Cielo” entendió la aproximación a la Tierra del Cometa Hale como una señal de que debían abandonar los cuerpos “terrenales. Cometieron un suicidio masivo.

Dos años más tarde, una de las predicciones de Nostradamus señalaba que el “Rey del Terror” llegaría del cielo en “1999 y siete meses”. En julio del último año del segundo milenio tampoco ocurrió nada. 

El 2000 también fue una fecha en la que se esperaba un colapso en el mundo, específicamente en los sistemas computacionales de todos los países. Las expectativas apocalípticas no se cumplieron.

Preparándose ‘para lo peor’

Abundan las interpretaciones y supuestas predicciones a partir del legado de la cultura maya.

Una de ellas es la de José Argüelles, esotérico méxicoamericano y profesor de Arte, partidario de la “profecía del fin del mundo”.

En 1987 publicó “El factor maya”, libro donde mezcló, muy a su manera, el calendario maya, la cienciología, la genética, el Islam, el Hinduismo, el esoterismo, las matemáticas, entre otras corrientes.

Decía que el dios sol Kinich Ahau visitó al pueblo maya hace 800 años y les dejó escrito que el 21 de diciembre de 2012 la humanidad dará un salto “cuántico evolutivo”.

Argüelles se rebautizó como Valun Votam y tenía la convicción de anunciarlo al mundo, publicó la revista chilena Paula.

El esotérico ganó adeptos internacionalmente, aunque se adelantó a sus seguidores, pues murió en 2011 a los 72 años.

Su trabajo literario está traducido a 12 idiomas en 98 países.

En América Latina, existen diferentes casos de quienes guardan sus precauciones para el fin del mundo.

Uno de ellos es Mario Ortega, ingeniero mecánico y empresario chileno de 52 años.

Ortega construyó un búnker en la región del Cajón del Maipo, en Chile, de acuerdo al reportaje de Roberto Farías de Paula.

El refugio subterráneo puede soportar bombas atómicas y terremotos de 14 grados escala Richter.

“La puerta no la abre ni un tanque”, dice Farías.

El complejo incluye filtros que limpian el aire de polvo, químicos, virus, gases y radioactividad. Hay comida y agua para varios años. 

Al ingeniero chileno no le importó haber gastado 70 millones de pesos chilenos (casi 2 millones de pesos mexicanos) en su búnker.

Cree que es una buena inversión para lo que pueda pasar. El terremoto que azotó Chile en 2010 lo convenció de construirlo.

Mandó pedir a la empresa finlandesa que abastece a la OTAN los filtros de aire contra agentes químicos, biológicos y radioactivos.

Mario Ortega dice que como él, hay otros 70 chilenos que mandaron construir su propio refugio.

También en Chile, la familia Aguayo se preparan para alguna catástrofe en los próximos días.

A diferencia de los búnkers, Fredy, su esposa Lorena y su hijo Bruno planean otra táctica: la huida.

Fredy Aguayo fundó la organización “Supervivencia 2012 Chile”. Los miembros del grupo piensan que huir es lo esencial, situación que comprobaron con los últimos terremotos chilenos, los cuales provocaron el colapso de las vías de salida de Santiago.

Fredy y su esposa cargan todos los días con una mochila con lo necesario para enfrentar el supuesto fin del mundo: navaja, linterna, cuerdas, botellas de agua.

En casa cuentan con provisiones para tres meses y la piedra angular de su organización: un mapa con la ruta de las calles y carreteras para abandonar la capital chilena a prueba de embotellamientos, tráfico o túneles.

“Supervivencia 2012” cuenta con un militar en sus filas. Creen que “para escapar de Santiago, tendrán que abrirse paso ante chilenos en estado salvaje”.

En Europa, la situación no es muy diferente.

El diario estadounidense The New York Times publicó una notable tendencia de pánico entre los pobladores de Rusia.

En una prisión rusa cercana a la frontera con China han tenido que enviar un sacerdote para calmar lo que llaman “una psicosis colectiva”.

Al este de Moscú, decenas de rusos vacían los anaqueles de cerillos, keroseno, azúcar y velas.

Las velas parecen ser el símbolo de lo que ellos consideran supervivencia.

En Omutnisnsk, un pueblo a 800 kilómetros de la capital, es imposible encontrar una sola vela a causa de las ventas de pánico.

La conducta fuera de lo común, como describe TNYT, fue tal que el gobierno decidió ponerle fin a la paranoia con un anuncio de su ministro de Emergencia, Vladimir Puchkov, que decía que el monitoreo del planeta Tierra muestra “que no pasará nada en diciembre”.

En Suiza, el acelerador de partículas del laboratorio de la Organización Europea para la Investigación Nuclear ha despertado temor.

El experimento de 6 mil millones tiene el propósito de recrear los efectos del Big Bang

Otros que también han optado escapar han elegido dos sitios en particular: la villa de Bugarach, al sur de Francia, y Sirince, en territorio turco.

El sitio de búsquedas aéreas Skyscanner dio fe de un incremento en los vuelos sencillos a estas dos localidades. 

A Bagarach, los viajes sin retorno aumentaron 41 por ciento en la semana del 21 de diciembre. En la provincia de Turquía, el incremento fue de 30 por ciento.

La pequeña locación francesa con 200 residentes cuenta con una montaña en la que se cree que “naves alienígenas” bajarán y llevarán a la gente a un sitio seguro, publicó el diario The Independent.

El alcalde de Bugarach, Jean-Pierre Delord, ha exhortado a los creyentes de esta historia que se abstengan de subir a la montaña debido a las condiciones climáticas adversas que presentará la próxima semana.

Quienes eligieron Sirince para escapar creen que el lugar tiene energía positiva, ya que suponen que en una villa cercana ascendió al cielo la virgen María.

En China, el 20 por ciento de las personas piensan que el 21 de diciembre realmente será el fin del mundo, de acuerdo a la cadena china NTD Television.

Lu Zhenghai es uno de ellos. Ha gastado 160 mil dólares en construir un buque ya que cree que el planeta se inundará.

“Tengo miedo de que el fin venga y mi casa se sumerja en la inundación”, dijo Lu a la agencia estatal de noticias.

Yang Zongfu es otro chino que considera esa posibilidad. El hombre de negocios de 32 años mandó construir un buque de tres toneladas y cuatro metros de diámetros el cual bautizó como “Atlantis”.

La embarcación está diseñada para sobrevivir a erupciones volcánicas, tsunamis y desastres naturales, informó la revista estatal china Liao Wang.

En Australia, la primera ministro Julia Gillard tomó el asunto con humor y dijo: “El fin del mundo estaba cerca. Si el final viene con zombies, bestias demoniacas o el triunfo del K-Pop, ustedes deben saber una cosa…yo siempre pelearé por ustedes”.

Los escépticos

Las profecías que escribieron los mayas eran pura “propaganda política”.

Al menos así lo considera Macarena López, una de las 40 epigrafistas mayas en el mundo.

Chilena de nacimiento, estudió en México y España, y argumenta que para la cultura de América el fin del calendario no era una fecha importante.

Tanto así que el único monumento que habla de 2012 es la estela seis del Tortuguero, en Tabasco.

Mientras tanto, la NASA está preocupada por la salud mental de muchas personas más que por algún asteroide que esté a punto de estrellarse en la Tierra.

“Hemos recibido un número tremendo de correos electrónicos acerca de las profecías mayas”, dijo David Morrison, científico espacial del Centro de Investigación de la NASA en California, para la revista TIME.

En Estados Unidos, al menos el 10 por ciento de la gente cree en las predicciones mayas, dice Seth Shostak, científico del Instituto SETI.

“Es más o menos el mismo porcentaje de la gente que cree en Santa Clos y que realmente nunca llegamos a la luna”, dijo Shostak.

La Iglesia Católica también salió a desmentir los temores del presunto apocalipsis.

“Ni siquiera vale la pena discutirlo”, dijo el principal astrónomo del Vaticano.

José Funes, director del Observatorio de la Santa Sede aceptó que el universo se está expandiendo y en algún momento colapsará, pero todavía faltan miles de millones de años para que eso suceda.

En Rusia, el líder islámico de Chechenia Razman Kadyrov argumentó que toda creencia de la profecía es “pecaminosa”.

“No puedo entender cómo creen esto. Una persona que cree en esos rumores no puede considerarse musulmán”, dijo esta semana a la prensa de su país.

Kits para el fin del mundo

— Kit mexicano: Just in case
> Cuenta con un litro de agua purificada, “que si se raciona correctamente, puede mantenerte hidratado por 10 días”, una navaja simple, una barra de chocolate mexicano “La Abuelita”, 40 cerillos, una libreta, y el licor maya Xtabentún Casa D’Aristi. 
> De la agencia creativa MENOSUNOCEROUNO.

— Kit chileno: Contra la radiación
> Incluye lo básico para la supervivencia: agua, comida, refugio, seguridad y fuego. También incorpora las pastillas de yodo que se usaron en el desastre nuclear de Fukushima, Japón, con un costo de 10 dólares.
> Los kits van de 25 a 150 dólares. El más caro incluye un baño portátil.

— Kit ruso: ‘Meet the end of the world’
> Fabricado por un empresario de la ciudad siberiana de Tomsk.
> Cuesta 29 dólares, y tiene la leyenda “Esto no puede ser peor”. Incluye vodka, una barra de jabón y un trozo de cuerda.

QUE A PEÑA NIETO NO SE LE ACABE EL MUNDO

Lo único que nos falta es que el planeta se colapse, justo cuando la fortuna parece sonreírle al nuevo presidente y a México

Por Alejandro Fuentes

Dicen que Enrique Peña Nieto inició su sexenio con estrella. Que los astros del mandatario –Cáncer, por cierto– predicen buena fortuna.

Otros son de la idea que los brotes de violencia en su toma de posesión anuncian tiempos peores. Que las constelaciones se alinearon para lo peor; el temido regreso del PRI.

Pero independientemente de lo que digan sirios y troyanos, xolos y toluqueños, durante la transición ocurrieron cosas buenas para México. 

El país recibió noticias que le devolvieron el ánimo. Por un momento dijimos: “Mejor que no se acabe el mundo”.

Porque, qué mala suerte tendríamos si después de un parto sexenal sin anestesia, el 21 de diciembre el planeta hiciera implosión, y con él los mexicanos.

Es por eso que hoy te presentamos cinco razones por las que sería bueno que ni a Peña Nieto ni a nosotros se nos acabe el mundo.

Noticias que –casualmente o no– se dieron en los últimos alientos panistas y en el alumbramiento de una nueva era tricolor.

Bien dicen que cuando la suerte llega hay que encerrarla en casa. La pregunta es: ¿seguiremos teniendo casa? ¿o se la llevará el fin del mundo?

1. México en “ascenso”

El 24 de noviembre el país recibió una dosis de oxígeno en las páginas de The Economist.

Ese día la prestigiada revista inglesa publicó un artículo titulado “The Rise of México” (El ascenso de México).

Y es que este no es cualquier semanario. Lo que se dice ahí mueve mercados, cambia puntos de vista, e influye en las conciencias.

Por eso la noticia cayó de perlas.  

“Los americanos y su gobierno son pesimistas acerca de México: hace tres años analistas del Pentágono alertaron que el país corría el riesgo de convertirse en un ‘estado fallido’”, se leía en el artículo.

“Pero el reporte indica que esto es equivocado. De hecho la economía y la sociedad mexicanas están haciendo las cosas bien”.

Nada mal para un sexenio que apenas comienza.

2. ¡Aguas con el MIST!

En el 2001 al financiero Jim O’Neill de Goldman Sachs inventó el término BRICS.

Buscaba que Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica se establecieran como los grandes mercados emergentes para atraer inversiones.

Pero al parecer dichos países a Goldman Sachs ya no le dieron para más y –hábiles como son para el marketing– idearon otro concepto: el MIST.

Este nuevo “producto financiero”, que ha tomado fuerza en los últimos meses, lo conforman México, Indonesia, Corea del Sur y Turquía.

¿Qué tiene eso de bueno para el país?, nos preguntamos los mortales.

La ecuación es sencilla. Una firma como Goldman Sachs considera que nuestro país es una excelente opción para los inversionistas que busquen poner su dinero a trabajar (con su respectiva comisión, claro está).

Y eso no le cae mal a nadie ¿o sí?

3. El Pacto por México

Dicen que fueron los viejos oficiosos priistas quienes operaron para que sucediera.

Otros afirman que finalmente los partidos se sentaron a dialogar. 

Es cierto, el Pacto por México que firmaron las tres principales fuerzas políticas parecía tambalearse, pero finalmente se firmó. Y con bonita letra.

La imagen era impensable hace algunos meses. Los líderes del PRI, PAN y PRD se tomaron la foto sonrientes.

“¿Y ora qué les picó?”, se preguntará la Nación.

Será el sereno, lo cierto es que fue un buen augurio. Y así les hayan echo manita de puerco para que firmaran, México estaba necesitado de una foto como la que se tomaron en Chapultepec.

El gran ausente, claro está, fue López Obrador… pero su asistencia hubiera significado el fin del mundo.

4. Basta de samba

Si hay algún fantasma que persiguió a la administración anterior fue Brasil.

Seguramente Felipe Calderón tenía pesadillas en las que aparecía Lula da Silva de chiquito robándole el lonche en cada recreo. 

Y es que mucho se ha dicho del mentado rebase que el país sudamericano le aplicó a nuestro país en muchos aspectos. “Que Brasil esto, que Brasil lo otro”, se escuchó durante todo el sexenio.

Pero las cosas parecen estar cambiando en los últimos meses.

Reporte Indigo publicó un análisis de Eduardo Flores en el que se da cuenta que la economía más grande de América Latina está desacelerándose. 

“Según estimaciones, este año y el próximo México crecerá el doble que  Brasil, el país que hasta hace poco parecía invencible”. 

Pero ojo, no se trata de hacer leña del árbol caído. Sin duda a nadie le conviene que a los cariocas les vaya mal.

Lo que sí es un hecho es que a Peña Nieto se le abre una oportunidad dorada de retomar el liderazgo continental.

5. El derechazo

Sin duda no hay cosa que levante más el ánimo a un país que arrebatarle el título mundial a Manny Pacquiao.

Y hasta en eso tuvo buena fortuna el presidente Enrique Peña Nieto.

A pocos días del cambio de poderes, Miguel Ángel Márquez –aquel que portó el logo del PRI en la anterior pelea por el título– fulminó al boxeador más famoso de los últimos tiempos.

Fue una escena digna de Rocky Balboa contra Drago, una cámara lenta que se repetirá en los programas de deportes ad infinitum.

Y por si fuera poco el derechazo que mandó a dormir al filipino, se lo dedicó al nuevo inquilino de Los Pinos.

“Este triunfo es para mi familia, este triunfo es para todo México alrededor del mundo y esta victoria es para el nuevo presidente de México, dedicada para él”, dijo en entrevista a El Universal.

Un pequeño golpe para Márquez… Un gran paso para la nueva administración.

Comentarios