La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena el cambio de fecha de las elecciones presidenciales en Venezuela que se tenían planeadas para el 22 de abril y que ahora se realizarán el 20 de mayo junto con la elección de consejos legislativos estatales y municipales del país latinoamericano

El motivo de la postergación de las elecciones en Venezuela se debe a un intento porque la oposición participe en el proceso democrático de la nación. De acuerdo a Lucena se llegó a un “acuerdo de garantías electorales” que la oposición firmó, en el que se señala que las elecciones presidenciales se realizarán la segunda quincena de mayo.

Sin embargo el acuerdo firmado sólo incluía a una parte de a los partidos de la oposición (Avanzada Progresista, Copei y MAS) que decidieron apoyar al candidato Henri Falcón y que no pertenecen a La Mesa de la Unidad Democrática (MUD), facción opositora que decidió no participar en el proceso electoral debido a la falta de garantías.

Lucena afirmó que en el documento firmado por las partes opositoras se asegura que los involucrados en el convenio “se comprometen con el país para que este proceso contribuya a la tranquilidad de todos los venezolanos. Se ratifica que en Venezuela se escogen nuestros líderes con las más amplias garantías democráticas”.

La oposición que se niega a creer que habrá un proceso democrático

En contraste con la imagen de serenidad y paz que se quiere proyectar acerca de los comicios electorales, opositores como Delsea Solorzano, diputada y activista de DDHH, y Carlos Vecchio, Coordinador Político de Voluntad Popular, han expresado su rechazo a la postergación del proceso de elecciones presidenciales pues vaticinan un fraude electoral

Entre los motivos que desalientan a la oposición a participar en los comicios electorales, destaca la negativa del chavismo por elegir un nuevo Consejo Nacional Electoral así como la erradicación del veto a partidos políticos y dirigentes para participar en las elecciones presidencial, ideales que el MUD ha defendido. 

En el contrato de “garantías electorales” firmado por una parte de la oposición afirma que tanto el gobierno actual como la oposición se pondrán en contacto con Antonio Guterres, secretario general de Organización de Naciones Unidas para que “una delegación de acompañamiento y de observación electoral amplia y calificada para todas las fases del proceso electoral”