Las querellas sucedieron porque uno de sus nietos trasladó los restos de sus hijos a otra ciudad

Una disputa familiar sobre el lugar de sepultura de tres de los hijos de Nelson Mandela se intensificó la semana pasada cuando se presentaron cargos criminales contra uno de sus nietos, en momentos en que el ex presidente sigue hospitalizado en condición crítica.

Dieciséis familiares demandaron ante la corte a Mandla Mandela, nieto de Mandela pero también jefe del clan, porque trasladó los restos de los tres hijos de Mandela a Mvezo, el pueblo natal del líder antiapartheid, en 2011, donde planeaba abrir un complejo turístico en torno a la sepultura de Mandela. 

Los familiares de Mandela dicen que Mandla no solicitó permiso ni se les informó para hacerlo y los planes se fueron a pique cuando los miembros de la familia denunciaron la jugada junto a Makaziwe, hija del popular luchador.

El respetado estadista ha dicho que quiere ser sepultado en Qunu, donde sus hijos fueron enterrados en el sepulcro familiar y donde estaban antes del traslado de Mandla.

Según reportó El País, el jueves se ejecutó la orden judicial para volver a trasladar los restos de los hijos de Mandela a Qunu.

Nelson Mandela fue ingresado en un hospital de Pretoria el 8 de junio por una infección pulmonar persistente. Desde entonces, ha habido gran preocupación en Sudáfrica y el resto del mundo por la salud de un hombre que pasó 27 años encarcelado y emergió para negociar el fin del régimen racista blanco, antes de convertirse en presidente de Sudáfrica.

A pesar de los rumores que circularon sobre que se encontraba en estado vegetativo, el viernes las autoridades de Sudáfrica lo desmintieron y dijeron que estaba en estado crítico, pero estable.

Un amigo cercano dijo también que el expresidente africano estaba consciente y respondiendo.
(Con información de AP)