Un equipo de científicos estadounidenses detectó un tipo de anticuerpos contra el virus del SARS-CoV-2 en la sangre del cordón umbilical de un recién nacido.

De acuerdo con el estudio preliminar publicado en medRxi, la madre había sido inmunizada previamente con la vacuna de Moderna contra la enfermedad.

Según científicos de la Universidad Atlántica de Florida, este es el primer caso de un lactante con inmunoglobulinas IgG, uno de los cinco anticuerpos que el organismo fabrica para defenderse de patógenos y que están vinculados al SARS-CoV-2.

Lee: Embarazos amenazados por la pandemia de Covid-19


Hemos demostrado que los anticuerpos IgG del SARS-CoV-2 son detectables en la muestra de sangre del cordón umbilical de un recién nacido después de una sola dosis de la vacuna

Científicos

Pese a que se trata de un caso único, los investigadores señalan que existe la posibilidad de reducir el riesgo de infección por SARS-CoV-2 con la vacunación materna.

Las conclusiones de la investigación aún no han sido comprobadas por investigadores independientes.

Por lo que aún se debe investigar la seguridad y la eficacia de la vacunación contra el SRAS-CoV-2 durante el embarazo.

El recién nacido se encuentra sano

La vacuna -en este caso la de Moderna- se proporcionó a una trabajadora sanitaria de primera línea, con un embarazo de 36 semanas y 3 días; el parto -vaginal- fue normal y espontáneo tres semanas después de la primera dosis de la vacuna contra la COVID.

El recién nacido se encuentra sano, con una evolución normal, a la que se le tomaron varias muestras de sangre del cordón umbilical; el suero se envió al laboratorio para la prueba de anticuerpos del coronavirus.

Mientras, la madre recibió la segunda dosis de la vacuna Moderna según el calendario normal del protocolo de vacunación de 28 días.

Cabe señalar que aún se desconoce la eficacia protectora en los recién nacidos y el momento ideal de la vacunación materna.

Te recomendamos: Aumento de embarazos en el confinamiento