El gobierno de Dinamarca informó que sacrificará a 15 millones de visones que hay en criaderos daneses para disminuir el riesgo de que retransmiten el coronavirus a humanos.

Ayer, la primera ministra Mette Frederiksen señaló que un informe de una agencia gubernamental que mapea al coronavirus en Dinamarca muestra que había una mutación en el virus detectado en 12 personas infectadas por visones en el norte del país.

De acuerdo con AP, el ministro de Salud de este país, Magnus Heunicke, dijo que la mitad de los 783 casos de COVID-19 en humanos en el norte de Dinamarca están relacionados con visones.

“Es muy, muy grave”, señaló Frederiksen. “Así, el virus mutado en los visones puede tener consecuencias devastadoras a nivel mundial”.

Los alcaldes de siete ciudades danesas dijeron el jueves que se cerrarán los restaurantes en el norte de Dinamarca y se pedirá a los habitantes de la región a tomar el test del COVID-19.

Además, se cerrarán los límites de siete municipios del norte, dijo el alcalde de Vesthimmerland a la emisora TV2.

También se pedirá a la gente de la región, que abunda en criaderos de visones, que trabajen desde sus hogares.

Las restricciones regirán durante cuatro semanas a partir del viernes.

El jefe de la policía nacional, Thorkild Fogde, dijo que “debería hacerse lo más pronto posible”.

La ministra de Alimentación, Mogens Jensen, dijo que 207 criaderos ya estaban infectados, un incremento con respecto a los 41 del mes pasado, y la enfermedad se ha propagado a toda la península occidental de Jutlandia.

Desde el mes pasado, Dinamarca comenzó a sacrificar a millones de visones en el norte del país. El gobierno ha prometido compensar a los criadores.

Lee: ¿Adiós caretas? Nuevas investigaciones hallan que el el ojo resiste la infección del COVID-19

Este año Holanda también cerró las granjas peleteras al encontrar animales infectados de coronavirus, lo que hizo que se sacrificaran a más de medio millón de visones.

Mientras que España y Dinamarca siguieron adelante con la producción y hasta con la planificación de nuevas granjas, pese a que también se sacrificaron a muchos animales.

Dinamarca es uno de los principales exportadores de piel de visón, con una producción calculada en 17 millones de pieles por año. Kopenhagen Fur, una cooperativa de 1.500 criadores daneses, representa 40% de la producción mundial de visón. La mayor parte de sus exportaciones van a China y Hong Kong.

Según cifras gubernamentales, sacrificar los 15 millones de visones del país podría costar hasta 785 millones de dólares.

El país acumula 50.530 casos confirmados de COVID-19 y 729 decesos.

Un total de 207 de los 1.139 criaderos de pieles en Dinamarca han resultado infectados de COVID-19, lo cual impulsó a las autoridades a efectuar el anuncio.

Te recomendamos: COVID-19 mutó en España; cepa se propaga en toda Europa: estudio

Organizaciones para el bienestar animal

Zorros, perros mapaches o visones son algunas de las especies que se crían en Europa y que están destinados a convertirse en abrigos o complementos de moda

El grupo de bienestar animal Humane Society International (HSI) elogió a la primera ministra por adoptar “una medida tan esencial con bases científicas para proteger a los ciudadanos daneses”, y manifestó confianza en que la pérdida de tantos visones por el coronavirus saque a los criadores del negocio.


Hay muchas razones para acabar con las granjas peleteras: el medio ambiente, el riesgo de especies invasoras, el sufrimiento animal y, ahora, el coronavirus

“Aunque la muerte de millones de visones —sacrificados por el COVID-19 o para quitarles la piel— es una tragedia para el bienestar animal, los criadores tendrán ahora una oportunidad clara de alejarse de esta industria cruel y moribunda, y elegir un sustento más humano y sostenible”, dijo la portavoz de HSI para Europa, Joanna Swabe.