No es ninguna novedad que Rusia y China utilicen el ciberespacio para espiar a Estados Unidos; sin embargo, Israel, uno de los aliados más cercanos de Washington, no se queda tan atrás. 

“Los israelíes son extraordinariamente buenos socios de nosotros (refiriéndose a programas conjuntos de espionaje de objetivos foráneos); no obstante, nos monitorean para conocer nuestras posturas sobre problemas en Medio Oriente”, señala un documento de la Agencia Nacional de Seguridad filtrado por el exanalista Edward Snowden, y dado a conocer el pasado 17 de mayo.

“Existen muchos jugadores, militares y civiles (…). No son necesariamente empleados directos de agencias de inteligencia israelíes, pero todos trabajan para la nodriza”, reveló a Newsweek un exfuncionario de inteligencia de EU con conocimientos sobre operaciones israelíes.

Altos funcionarios de Estados Unidos se han rehusado a opinar al respecto, como suele suceder cuando se trata de Israel. Las relaciones entre EU e Israel se han tensado en los últimos meses.