“Estos atletas no tienen ni casa, ni equipo, ni bandera, ni himno. Nuestro objetivo es darles un hogar en compañía de otros atletas. La bandera olímpica les llevará al estadio, y en cada una de sus apariciones, se agitará la bandera de cinco anillos y resonará el himno olímpico” 

Thomas Bach,

presidente del Comité Olímpico

Se ha cruzado un umbral histórico. El número de refugiados en el mundo es el equivalente a toda la población de Francia o Italia, o más bien, a una persona de cada 113.

De acuerdo con el informe estadístico anual del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), el número de personas desplazadas en el mundo superó, en 2015, a los 60 millones de personas. Con 65.3 millones de relegados, el mundo establece un nuevo récord.

Esta cifra incluye a los refugiados o solicitantes de asilo que han sido desplazados fuera de su propio país, pero también dentro de las fronteras, moviéndose internamente para dejar su lugar de origen.

Teniendo en cuenta esta situación, y mientras el himno olímpico esté siendo entonado bajo los ojos de 3 mil millones de espectadores durante la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos, Ramis, Yolande, Paulo, Yusra, Yiech, Rose, Popole, Yonas, Anjelina y James, seleccionados por el Comité Olímpico Internacional (COI), serán el equipo que represente a estos millones de refugiados en todo el mundo.

Entre estos atletas sin bandera, cinco corredores de media distancia, dos nadadores, dos judokas y un maratonista, serán el espejo de las tragedias contemporáneas representando a Siria, Etiopía, la República Democrática del Congo (RDC) y Sudán del Sur.

El objetivo es evidenciar la difícil situación que viven diariamente millones de personas, y dar cara a los miles de hombres, mujeres y niños que mueren a diario y de manera anónima.

Algunos de estos atletas huyeron de Medio Oriente, otros de África siendo aún niños, o habiendo comenzado una carrera profesional, pero todos tienen en común haber escapado de la guerra o la persecución a la que fueron expuestos. Pero también su amor al deporte.

El nacimiento de una delegación sin nación

La iniciativa se pensó durante el otoño de 2015, cuando Europa enfrentaba una nueva afluencia de inmigrantes y, abrumada por el éxodo de miles de ellos a través de la ruta de los Balcanes, el Comité Olímpico hizo un llamado a los comités nacionales para identificar, entre sus refugiados, a estos atletas propensos a cumplir con los criterios de competencia para los Juegos Olímpicos.

Después de lanzar un fondo de emergencia de 2 millones de dólares para el entrenamiento y preparación de los atletas, inicialmente 43 candidatos prometedores fueron identificados, asignándoseles una subvención de la Comisión de Solidaridad Olímpica del Comité Olímpico.

Entre los criterios que se tuvieron en cuenta fueron: el deportivo, el estatus oficial de refugiado -verificado por las Naciones Unidas-, la situación personal y el recorrido deportivo de cada uno. El equipo fue finalmente limitado a 10 atletas.

Por primera vez, una delegación olímpica que no representa a ningún país entrará al estadio olímpico para representar a más de 65 millones de personas que viven este drama humano en el mundo.

El Comité busca enviar “un mensaje de esperanza a todos los refugiados en el mundo y dar cuenta de la magnitud de la crisis”, así lo señaló Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico.

Siria, a la cabeza de los países más huidos

Cada vez son más las personas que están desarraigadas por la guerra y la persecución, pero además, los factores que amenazan a los refugiados están aumentando en sus países de acogida o en su intento por llegar a otros territorios.

Un número aterrador de refugiados y migrantes mueren en el mar intentando alcanzar otros continentes todos los años. El problema es que esas personas que huyen de la guerra se topan con  las fronteras están cerradas.

Con 5.3 millones de personas perseguidas, Siria encabeza la lista de los países con el mayor número de personas desplazadas por la guerra.

Agotados y hambrientos por el sitio dirigido por Bashar al-Assad, los bombardeos aéreos y obligados a vivir bajo el yugo del Estado Islámico, millones de familias han emigrado al extranjero desde el 2011.

Además, más de un centenar de refugiados de Turquía acosan diario las costas de Grecia desde el fallido golpe de Estado contra Erdogan.

De los 65.3 millones de refugiados, sólo 200 mil regresaron a su país de origen en 2015.

Equipo que representará a los millones de refugiados en el mundo

>Ramis Anis
Siria
Natación, 100 mariposa
vive en Bélgica.

>Yiech Pur Biel
Sudán del Sur
Atletismo, 800 metros
vive en Kenia.

>James Nyang Chiengjiek
Sudán del Sur
Atletismo, 400 metros
vive en Kenia.

>Yonas Kinde
Etiopía
Atletismo, maratón
vive en Luxemburgo.

>Anjelina Nada Lohalit
Sudán del Sur
Atletismo, 1.500 metros
vive en Kenia.

>Rose Nathike Lokonyen
Sudán del Sur
Atletismo, 800 metros
vive en Kenia.

>Paulo Amotun Lokoro
Sudán del Sur
Atletismo, 1.500 metros
vive en Kenia.

>Yolande Mabika
República Democrática del Congo
Yudo, peso medio
vive en Brasil.

>Yusra Mardini
de Siria
Natación, 200 libre y mariposa
vive en Alemania.

>Popole Misenga
República Democrática del Congo
Yudo, peso medio
vive en Brasil.