La canciller de Colombia, María Ángela Holguín, dijo ayer en la capital estadounidense que el gobierno de su país deportará a más de cuatro mil indocumentados cubanos, que están varados desde hace varias semanas en la frontera con Panamá.

“La idea es la deportación. No podemos tener ciudadanos de ninguna nacionalidad de manera ilegal en el país y estamos trabajando en ese sentido”, explicó Holguin durante una conferencia de prensa conjunta con el secretario de Estado estadounidense, John Kerry.

Los cubanos permanecen en el norteño puerto de Turbo, departamento de Antioquia, en la frontera con Panamá, en espera de que las autoridades colombianas les permitan continuar su viaje, en busca de atravesar Centroamérica y México hasta llegar a Estados Unidos.

Holguín dijo que varios países de Centroamérica cerraron sus fronteras al tránsito de los cubanos, la mayoría de los cuales entró a Colombia desde Ecuador, país que hasta hace unos meses no requería visa a los ciudadanos del país caribeño para ingresar en su territorio.

“Nosotros estamos mirando sus condiciones de vida en Turbo, pero la idea sí es la deportación”, recalcó la funcionaria.

Holguín dijo que su gobierno ha logrado en principio un acuerdo con el gobierno de Ecuador para deportar a ese país a los cubanos que ingresaron por esa frontera.