En un encendido discurso pronunciado ante la Asamblea Legislativa de Argentina, la presidenta Cristina Fernández cuestionó duramente ayer al fallecido fiscal Alberto Nisman y calificó de “vergüenza” la denuncia que este hizo en su contra. 

Además, señaló que el fiscal cayó en contradicciones durante su investigación. 

“¿Con cuál Nisman me quedo? ¿Con el que nos acusa de encubrimiento o con el que se dirigía a mí reconociendo todo lo que habíamos hecho?”, se preguntó la mandataria.

Respaldada con los aplausos de los legisladores oficialistas, Fernández se refirió a una documentación encontrada en una caja fuerte de Nisman aportada por la secretaría de la Unidad Fiscal, dirigida por el jurista.  

Denunció que está compuesta por dos escritos elaborados desde una “postura diametralmente opuesta” a la que el fiscal expresó contra la mandataria en su denuncia del 14 de enero.

Según Fernández, esos documentos de diciembre de 2014 y enero de 2015 dan cuenta de que el fiscal pretendía solicitarle que requiera al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas la activación de los mecanismos necesarios para extraditar a los iraníes acusados del ataque a la AMIA, que causó 85 muertos.

‘Nisman vs. Nisman’

El caso “debería llamarse Nisman versus Nisman”, dijo la mandataria sobre las contradicciones en que habría incurrido el investigador.

Nisman había acusado a la mandataria de haber encubierto a los iraníes acusados de un atentado a un centro judío en 1994. El 18 de enero, cuatro días después de haber denunciado a Fernández, el fiscal fue hallado muerto dentro de su apartamento con un disparo en la cabeza. (Con información de AP)