La guerra en el Senado de Estado Unidos terminó. Demócratas y republicanos llegaron a un acuerdo presupuestario que permitirá al gobierno de la Unión Americana tener financiamiento por dos años y que aumenta el techo de gasto en 300 mil millones de dólares.

Sin embargo, hubo un grupo de personas que terminó herido de muerte: los dreamers.

El acuerdo presentado este miércoles no contempla una solución para los jóvenes migrantes beneficiarios del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés).

Los representantes y senadores demócratas se habían comprometido en trabajar en una Reforma Migratoria que protegiera a los jóvenes migrantes conocidos como ‘dreamers’ que quedaron en riesgo de deportación después de que Donald Trump terminara con DACA el 5 de septiembre de 2017.

No obstante, los demócratas han abandonado su estrategia de usar el presupuesto para arrancar concesiones sobre inmigración y en particular la protección de los ‘dreamers’ y parecen haber cedido en las negociaciones con los republicanos a cambio de apoyo en proyectos de infraestructura y el combate contra el abuso de opioides.

“Hemos pactado un gran acuerdo presupuestario bipartidista para evitar el cierre del gobierno”, anunció Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado de Estados Unidos.

El acuerdo en el Senado incluye casi 90 mil millones de dólares en ayuda a Texas, Florida y Puerto Rico, devastados por huracanes. Elevaría el límite de endeudamiento del gobierno para impedir que el país caiga en mora de sus obligaciones por primera vez en la historia, algo que podría suceder en cuestión de semanas.

Este acuerdo bipartidista pondría fin a un congelamiento presupuestario que amenaza tanto a las fuerzas armadas como a problemas internos como la lucha contra el abuso de opioides y el sistema de salud de los veteranos de guerra.

Por su parte, el líder del bloque de senadores demócratas, Chuck Schumer, dijo que el acuerdo era un “auténtico gran avance”.

Suspenso en la Cámara de Representantes

En momentos en que los senadores anunciaban el acuerdo, la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien tenía la palabra en la cámara, declaró que se opondría a la medida a menos que los republicanos pusieran a votación un proyecto para proteger a los jóvenes.

Esto generó dudas acerca de si el plan sería aprobado por la cámara baja, donde los republicanos conservadores se oponen a aumentar el gasto fiscal.