El Tribunal Constitucional (TC) de España declaró por unanimidad la nulidad de la ley del referéndum catalán.

La ley anulada ya había sido suspendida de modo cautelar el pasado 7 de septiembre, al día siguiente de ser aprobada por el Parlamento de la región de Cataluña.

A pesar de eso, las autoridades locales convocaron para el 1 de octubre un referéndum secesionista, cuya ilegalidad confirmó el TC, en el participaron algo más de 2.2 millones de personas a favor del “sí” a la independencia, respecto a los más de 5.3 millones de catalanes con derecho de voto.

La sentencia del TC reprocha al Parlamento catalán haber dejado a los ciudadanos “a merced de un poder que dice no reconocer límite alguno” y, por tanto, es arbitrario.

En el fallo, adoptado por unanimidad, el TC explica al Legislativo catalán que “un poder que niega expresamente el derecho, se niega a sí mismo como autoridad merecedora de acatamiento.”

El alto tribunal español recalcó que la región de Cataluña no es sujeto del derecho de autodeterminación, entendido como derecho a promover y consumar su secesión unilateral del Estado.

Tensiones políticas

Mientras la Justicia sigue su curso, la tensión política y social crece en Cataluña por el ingreso en prisión, acusados de sedición, de los líderes de dos organizaciones independentistas, y el anuncio del Ejecutivo regional catalán de que mantendrá la oferta de un diálogo “sin condiciones” con el Gobierno español.

La detención de los dirigentes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez, y Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, este lunes ha provocado la reacción de los sectores independentistas catalanes, que se concentraron a lo largo del día para protestar contra la Justicia española y la actitud “represiva” del Ejecutivo de Mariano Rajoy (PP, centroderecha).

La resolución de la Audiencia Nacional de España llega a dos días de que se cumpla el plazo establecido por el Gobierno central para que el presidente catalán, Carles Puigdemont (PDeCAT, centroderecha independentista), cumpla la legalidad y renuncie a la declaración de independencia.

Piden liberación de dirigentes independentistas

Miles de personas se manifestaron el día de ayer en Barcelona, para exigir la liberación de los dirigentes de las agrupaciones sociales independentistas Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, que fueron encarcelados por el presunto delito de conspiración.

La concentración fue convocada por la Asamblea Nacional Catalana, que preside Sánchez, y por la organización Omnium Cultural, que dirige Cuixart, para denunciar lo que consideran un caso de presos políticos por su respaldo al proyecto independentista de Cataluña.

La manifestación se realizó en avenida Diagonal entre Paseo de Gracia y la plaza Francesca Macià, donde fueron exhibidos carteles con las leyendas de “libertad presos políticos”, “Help Catalonia”, “Help Europe”, “Todos somos Jordi” y otros lemas, además de velas encendidas por los miles de participantes.

La jueza de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, dictó el ingreso en prisión de los titulares de la Asamblea Nacional Catalana y Omnium Cultural por el presunto delito de sedición, e ingresaron a la prisión preventiva de Soto del Real.

Los hechos por los que fueron acusados ocurrieron entre la noche del 20 de septiembre y la mañana del 21, cuando la Guardia Civil registró la Consejería de Economía del gobierno catalán, en busca de pruebas para impedir el referéndum independentista.

En el lugar una movilización obstaculizó el trabajo de los agentes, causando graves daños a los vehículos de la Guardia Civil.