Miembros del gobierno del presidente Pablo Kuczynski criticaron ayer las declaraciones del cardenal Juan Luis Cipriani, quien dijo en relación a las violaciones sexuales que ocurren  por que son “la mujer se pone en un escaparate, provocando”.

Mercedes Aráoz, segunda vicepresidenta y legisladora oficialista, declaró a la prensa que no se puede “promover de ninguna manera en el imaginario público que las mujeres provocamos la violencia, yo puedo usar una minifalda y nadie tiene derecho a tocarme, una mujer puede dedicarse a la prostitución y no puede ser violada”.

En la víspera dos ministras del gabinete también criticaron las declaraciones de Cipriani, quien es miembro del Opus Déi y se opone a la unión civil de personas del mismo sexo, al aborto, al control de la natalidad y al divorcio.

“No puedo sino rechazar el hecho que se considere que estas niñas están en un escaparate, el escaparate que conocen en estos momentos es el escaparate de la de violación, de la vergüenza y la humillación”, dijo a la prensa la ministra de la Mujer Ana Romero.

La ministra de Justicia, Marisol Pérez, también calificó las declaraciones de Cipriani como “infelices”.

Cipriani, arzobispo de Lima, dijo el sábado que “las estadísticas nos dicen que hay aborto de niñas, pero no es porque hayan abusado de las niñas”.

Según los más recientes datos oficiales disponibles del Instituto Nacional de Estadística e Informática, un total de cinco mil 201 mujeres fueron violadas en Perú durante 2014, el 70% son menores de 18 años.