WASHINGTON (AP) — La Corte Suprema de Estados Unidos falló el jueves que el gobierno del presidente Joe Biden canceló correctamente una política de la era del presidente Donald Trump, que obligaba a algunos solicitantes de asilo a esperar en México para recibir audiencia.

La decisión de los jueces, por votación de 5 a 4, se produjo en un caso sobre la política de “Permanecer en México” implementada durante el gobierno de Trump. El presidente del máximo tribunal del país, John Roberts, redactó la decisión, a la que se sumaron su colega conservador Brett Kavanaugh y los tres jueces progresistas del tribunal: Stephen Breyer, Sonia Sotomayor y Elena Kagan.

El presidente Joe Biden suspendió el programa en enero de 2021, en su primer día en el cargo, pero varios tribunales inferiores ordenaron que se restableciera en respuesta a una demanda de republicanos en Texas y Missouri. El gobierno federal actual ha enviado a muchas menos personas de regreso a México que la administración de Trump.

El corazón de la lucha legal era si las autoridades de inmigración, con mucha menos capacidad de detención de la necesaria, tenían que enviar a las personas de vuelta a suelo mexicano o si tenían la discreción bajo la ley federal para liberar a los solicitantes de asilo en Estados Unidos mientras esperaban sus audiencias.

Unas 70.000 personas se inscribieron en el programa —conocido oficialmente en español como “Protocolos de protección al migrante” pero mejor conocido como “Permanecer en México”—, después de que el presidente Trump lo lanzara en 2019 y lo convirtiera en una pieza central de los esfuerzos para disuadir a los solicitantes de asilo.

Después de la suspensión del programa por parte de Biden, el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, le puso fin en junio de 2021. En octubre, el Departamento presentó justificaciones adicionales para la desaparición de la política, pero sin éxito en los tribunales.

Lee también: EU captura a 4 sujetos vinculados a la muerte de más de 50 migrantes en tráiler de Texas

El programa se reanudó en diciembre, pero apenas 3.000 migrantes se habían inscrito a finales de marzo, durante un período en el que las autoridades de Estados Unidos realizaron unas 700.000 detenciones de migrantes en la frontera con México.

Los estados liderados por demócratas y los grupos progresistas estaban del lado del gobierno. Los estados dirigidos por republicanos y los grupos conservadores se pusieron del lado de Texas y Missouri.

El caso es Biden vs. Texas, 21-954.