Las constantes amenazas entre el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo en Corea del Norte, Kim Jong-un, aparentaban llegar a un final luego de la presión internacional y la oferta de diálogo que lanzó la Casa Blanca.

La intención era reducir la tensión y evitar que las palabras se convirtieran en acciones bélicas que terminaran por desencadenar un conflicto armado, pero las buenas intenciones no fueron suficientes.

La oferta del gobierno de los Estados Unidos a Corea del Norte para entablar un diálogo “sin condiciones previas” fue rechazada por Pyongyang, ya que el régimen norcoreano considera que es es sólo una estrategia para manipular a la comunidad internacional.

Este martes el diario del partido único de Corea del Norte (Rodong Sinmun) publicó una editorial en la que acusan a Estados Unidos de culparlos por las tensiones en la península coreana con su ofensiva de diálogo.

Sigue leyendo: EU Y CHINA SE UNEN CONTRA COREA DEL NORTE: TRUMP PROMETE NUEVAS SANCIONES

Apenas la semana pasada el Secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, abrió la posibilidad de entablar diálogo “sin condiciones previas” con el régimen de Kim Jong-un, lo cual hacía parecer que la Casa Blanca dejaría atrás su firme postura de exigir la desnuclearización total de Corea del Norte.

Un día después el gobierno de los Estados Unidos aclaró que, antes de dialogar, Corea del Norte debe cambiar por completo “su comportamiento”.

La tensión entre ambos países parece reavivarse luego de que el Consejero de Seguridad Nacional de Donald Trump, Thomas P. Bossert, declaró el lunes para The Wall Street Journal que el país gobernado por Kim Jong-un es el responsable de atacar a más de 150 países con el virus informático “WarCry”, el cuál provocó pérdidad millonarias el 12 mayo de este año.

Sigue leyendo: TRUMP DESIGNA A COREA DEL NORTE COMO ESTADO PATROCINADOR DEL TERRORISMO

“Después de una meticulosa investigación, EU atribuye públicamente el ciberataque masivo de WannaCry a Corea del Norte”, escribió Bossert, quien también calificó ese ataque de “cobarde” y reafirmó que la acusación se basa en evidencias que han logrado confirmar.