En pleno siglo XXI, la discriminación sigue estando presente, así como la violencia y el abuso, sobre todo hacia las personas que son parte de la comunidad LGBTI de todo el mundo.

En Estados Unidos, por ejemplo, a mitad de 2017 se registró que aproximadamente cada semana había un homicidio de una persona de la comunidad, de acuerdo con la Coalición Nacional de Programas contra la Violencia.

A través del reporte Una crisis de odio: Informe de mitad de año sobre personas lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, y homicidios por violencia de odio queer, la organización subrayó que la violencia hacia las personas LGBTI aumentó un 29 por ciento en 2017 en comparación del 2016.


Una de las acciones de Joe Biden en favor de la comunidad LGBTI es involucrar a las organizaciones internacionales en la lucha contra la discriminación

Tomando en cuenta estos registros, así como el poco apoyo que hubo hacia este tema en los últimos cuatros años, el actual gobierno de Estados Unidos lanzó un memorando presidencial para proteger los derechos de todas las personas de la comunidad LGBTI en su país y a nivel internacional.

En el oficio, el cual fue dirigido a los jefes de Departamento y a organismos ejecutivos en el extranjero, Joe Biden resaltó el apoyo hacia la comunidad, enfatizando que “todos los seres humanos deben ser tratados con respeto y dignidad, y deben vivir sin miedo, sin importar quiénes son o a quién aman”.

Bajo esa perspectiva, a lo largo del memorando se especificó que, entre otras acciones, se debe luchar contra la criminalización del estatus o conducta LGBTI en el extranjero, debe haber asistencia extranjera para proteger los derechos humanos y promover la no discriminación, y debe existir la protección de refugiados y solicitantes de asilo LGBTI.

Asimismo, se deben construir coaliciones con naciones afines, e involucrar a las organizaciones internacionales en la lucha contra la discriminación a las personas de la comunidad.

De acuerdo con el informe, todos los avances que se desprendan de estas acciones deberán ser reportados continuamente al jefe del Departamento de Estado, con el fin de que el presidente Biden supervise el trabajo que se está realizado.

Ante esta postura, Iván Tagle, director general de Yaaj -una asociación civil dedicada a proteger los derechos de las personas LGBTI en México- destaca que esto para la comunidad “lo es todo”, porque impacta directamente en las dinámicas de otros países, como México.

“Este tipo de decisiones que toma el actual titular del Ejecutivo de Estados Unidos directamente nos van a afectar, pues las políticas que anuncian en sus discursos llegan en realidad a las personas, y eso me da mucho gusto (…)


Aquellas sociedades que se burlan o hacen omisión de algunas violaciones hacia ciertas poblaciones minoritarias, en realidad lo que hacen es alentar la violencia, la discriminación, fomentar el estigma y el prejuicio

Iván Tagle

Director general de Yaaj

Para Iván, este tipo de mensajes por parte de la administración de Biden por supuesto que reafirman la idea de que las personas de la comunidad no es gente enferma ni son criminales, sino que tienen derechos a los que es esencial ponerles atención, sobre todo por la violencia que se vive alrededor.

Los desafíos de Biden ante la comunidad LGBTI

Aunque la actual postura de Joe Biden ante la comunidad LGBTI ha sido bien recibida, este planteamiento no es nuevo en él, ya que la ha representado desde años anteriores. En los 70, por ejemplo, cuestionó por qué no podían ingresar al Ejército, mientras que en los 90 defendió el matrimonio igualitario.

Asimismo, esa misma postura la demostró durante el gobierno del expresidente Barack Obama al intentar lanzar la Ley de Igualdad, un trabajo que, de acuerdo con la internacionalista Dora Isabel González Ayala, buscará recuperar en su administración.

“Creo que va a haber algo muy bueno en esto. Además, lo está presentando como un programa transversal, está transversalizando todo lo que venía con Obama y está revirtiendo el retroceso que pudo haber con el gobierno de Donald Trump”, menciona González Ayala.

De acuerdo con la también académica de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Acatlán, estos objetivos van a posicionar muy bien al presidente, ya que también estará regresándole a su país la congruencia que anteriormente había, al ser Estados Unidos uno de los mayores promotores de los derechos humanos.

“Sin embargo, creo que la mayor labor, aparte de retomar el retroceso que se tuvo con la administración pasada, es tratar de generar una sintonía con los estados, porque ahí hay una gran diferenciación, hay estados que apoyan esto al 100 por ciento, y hay otros que mantienen una cultura discriminatoria a esta comunidad”, agrega la académica.

Al respecto, tanto la internacionalista como el director general de Yaaj, Iván Tagle, resaltan que será importante seguir viendo cómo actúa el gobierno demócrata ante su más reciente postura, y cómo se van ejecutando sus decisiones.

“Por más discursos que uno pueda tener, si el sistema judicial inclina la balanza a una derecha conservadora y extremista, poco podremos hacer en el avance; entonces, va a ser importante estar observando”, señala Iván.

También puedes leer: Edurne Balmori, la científica de la comunidad LGBT que se convirtió en una directora exitosa