Este fin de semana la agencia de noticias AFP captó en la ciudad china de Wuhan, epicentro de la pandemia mundial de COVID-19, una fiesta en una piscina donde cientos de personas permanecían hombro con hombro.

No sólo en este sitio se registraron aglomeraciones, pues también en mercados, sitios turísticos, entre otros lugares personas paseaban sin sana distancia e incluso sin cubrebocas.

Un grupo de parejas fue captado junto al río Yangtze bailando sin medidas básicas como mascarillas o distancia social.

En mercados al aire libre, o en locales establecidos como el mercado central de Wuhan, también se observó a un gran número de personas compartiendo los espacios públicos.

TE SUGERIMOS: INVESTIGADOR EN WUHAN DENUNCIA ENCUBRIMIENTO DE CHINA

Fotos de bodas, turistas en la Torre de la Gruta Amarilla, y personas paseando por el Lago del Este en Wuhan confirman que la ciudad dejó atrás el confinamiento.

Después de que personas mostraran síntomas de una rara neumonía en diciembre de 2019, se determinó que estos padecimientos eran originados por un nuevo virus, el SARS-CoV-2.

En marzo de 2020 la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó la alerta mundial por la nueva pandemia que se apoderaba del mundo.

Once millones de habitantes de la capital de la provincia de Hubei, Wuhan, fueron puestos en cuarentena el 23 de enero pasado, seis meses más tarde fotógrafos captaron las imágenes en balnearios de la ciudad.

Ya sea atendiendo un concierto, deslizándose por toboganes, jugando con inflables acuáticos, los ciudadanos de Wuhan celebraron una inmensa fiesta en una piscina.