¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Latitud
imagen principal

HONDURAS

Cisma hondureño

Carlos Salazar

Honduras atraviesa una profunda crisis política y social derivada de la elección presidencial del pasado 26 de noviembre, en donde aún no hay un claro vencedor y mientras se incrementan las sospechas de un fraude electoral


Dic 4, 2017
Lectura 6 min
portada post

La inconformidad ciudadana llegó en forma de violencia a las calles hondureñas, lo que ha ocasionado que se decrete el estado de excepción; aún así, la tensión se incrementa cada día que pasa sin que las autoridades electorales terminen el conteo de votos y entreguen el resultado final.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Honduras se había comprometido a emitir la declaratoria del vencedor de las elecciones desde la semana pasada, pero debido a ciertas inconsistencias en mil 9 actas -que representan el 5 por ciento del total- el anuncio se ha postergado.

El pasado viernes debió comenzar el escrutinio especial de esas actas con irregularidades en presencia de representantes de los partidos políticos así como de observadores internacionales, sin embargo, la alianza opositora ha puesto una serie de condiciones al órgano electoral para participar en el recuento debido a las sospechas de vulneración de la legalidad de los comicios.

Las sospechas de un fraude electoral surgieron luego de que, de forma inusual, la página del TSE dejara de actualizarse por más de 36 horas y finalmente mostrara un marcado cambio en las tendencias

Ayer por la mañana comenzó de forma oficial el conteo de las actas con inconsistencias, en medio de una nueva ola de protestas en diversas ciudades del país centroamericano y con la ausencia de la Alianza de Oposición y del Partido Nacional.

Podría ser en cualquier momento cuando se den a conocer los resultados, hasta ahora el escenario más probable es que se ratifique la elección del presidente Juan Orlando Hernández para un mandato más.

Salvador Nasralla, candidato opositor, ha adelantado que no reconocería su derrota en las condiciones actuales de escrutinio y por el propio desarrollo de la jornada electoral, e incluso ha propuesto repetir las elecciones para asegurar su limpieza.

Según el último recuento oficial dado a conocer por el máximo órgano electoral hondureño -con el 94.31 por ciento de las actas computadas- el actual presidente Juan Orlando Hernández cuenta con el 42.92 por ciento de la votación y el candidato Salvador Nasralla suma 41.42 por ciento de las preferencias.

La diferencia entre ambos es de apenas 1.5 por ciento, poco más de 46 mil votos. Las actas pendientes de contabilizar representan el 5.69 por ciento del total, lo que significa que el aspirante opositor aún podría revertir el resultado.

La ‘caída’ del sistema

Lo que ha generado mayor sospecha sobre la posibilidad de un fraude electoral en Honduras ha sido no sólo el retraso en la publicación del recuento total de la votación, sino las fallas en el sistema del Tribunal Supremo Electoral.

La noche del domingo 26 de noviembre, tanto Hernández como Nasralla se proclamaron vencedores, las primeras tendencias favorecían ligeramente al candidato opositor, pero desde entonces se advertía que el resultado sería cerrado.

El lunes 27 el TSE dio a conocer los primeros resultados oficiales los cuáles mostraban que, con cerca del 60 por ciento de los votos contabilizados, Salvador Nasralla le sacaba una ventaja de casi cinco puntos a Juan Orlando Hernández.

Pero después de publicar esos primeros resultados, de forma inusual, la página web del Tribunal dejó de actualizarse por más de 36 horas, y cuando llegó por fin la actualización, la tendencia había cambiado.

El miércoles por la tarde, el siguiente conteo oficial dado a conocer ya ubicaba al presidente Hernández a la delantera de las preferencias, con una diferencia mínima de menos de medio punto porcentual, con más del 80 por ciento de las actas procesadas.

A partir de ese momento, la indignación estalló, no sólo en la oposición política formal encabezada por Nasralla, quien de inmediato comenzó a denunciar que el súbito cambio en las tendencias y la ‘caída’ del sistema se debieron a un fraude electoral.

El candidato opositor ha reiterado que no aceptará los resultados de un sistema electoral que fue vulnerado y que pone en riesgo cualquier legalidad del proceso.

De igual forma, tanto los observadores electorales de la Organización de Estados Americanos y de la Unión Europea -así como de otros enviados internacionales- han exhortado al órgano electoral a que difunda un resultado a la brevedad y que este sea transparente.

Bajo sitio

Desde el pasado miércoles, cuando se conoció el cambio en la tendencia, cientos de seguidores de la alianza opositora salieron a las calles para protestar en contra del órgano electoral, llegando incluso a realizar cortes en algunas carreteras del país y quema de llantas en Tegucigalpa, la capital, y otras localidades.

De igual forma, simpatizantes del Partido Nacional, el partido gobernante, también salieron a las calles para celebrar y defender la ventaja que se le otorga hasta el momento a Juan Orlando Hernández.

Tras las movilizaciones siguieron una serie de asaltos y saqueos a diversos negocios, principalmente en Tegucipalpa, por lo que el pasado viernes se decretó un toque de queda en todo el país por 10 días, lo que ayudó a mitigar la violencia.

Las fuerzas de seguridad hondureñas han tenido que disolver algunas manifestaciones utilizando la fuerza y mediante el uso de gases lacrimógenos.

Hasta el momento, reportes de la policía y prensa hondureñas señalan que hay al menos siete muertos a causa de las protestas, más de 20 heridos (tanto manifestantes como policías) y cientos de detenidos.

A las protestas de miles de hondureños le siguieron asaltos y saqueos en negocios, lo que provocó que desde el viernes se haya decretado un toque de queda por 10 días en todo el país

El resultado oficial, que podría darse de un momento a otro, podría desencadenar una nueva ola de protestas, a pesar de los llamados de mesura por parte de la comunidad internacional.

Los resultados

De acuerdo a los últimos reportes dados a conocer por el Tribunal Supremo Electoral de Honduras:

1,009 Actas presentaron irregularidades 94.31 Por ciento de las actas han sido computadas 42.92 Por ciento de la votación favorece al actual presidente, Juan Orlando Hernández 41.42 Por ciento de las actas son a favor de Salvador Nasralla 46 Mil votos es la diferencia entre ambos candidatos

Notas relacionadas

Oct 4, 2019
Lectura 5 min

HONDURAS

Honduras: la huella de la corrupción

Mariana Recamier


Oct 4, 2019 Lectura 5 min

Nov 27, 2017
Lectura 3 min

Nov 20, 2017
Lectura 1 min

HONDURAS

Hackean plataformas web del gobierno hondureño

Indigo Staff


Nov 20, 2017 Lectura 1 min

May 3, 2016
Lectura 1 min

Comentarios