Pese a que se ha llegado a ciertas conclusiones sobre el papel del COVID-19 en el aire, como su comportamiento y transmisión, científicos hallaron el virus “viable” en el aire de una habitación de hospital a casi 5 metros de un paciente.

Se trata de un equipo de científicos que reveló en una investigación que se recogieron muestras de aire de la la habitación de un hospital con dos pacientes de COVID-19, uno de los cuales tenía una infección respiratoria activa.

Los responsables de este estudio son investigadores de la Universidad de Florida y publicaron la investigación en el repositorio de artículos científicos medRxiv, en el que los textos aún no han sido sometidos a revisión por parte de otros expertos.

Las muestras fueron analizadas en el laboratorio (se secuenció el genoma del virus recolectado en el aire y del virus aislado en un cultivo celular); según los resultados, el coronavirus “viable” pudo ser aislado de muestras recogidas a una distancia de entre 2 metros y 4.8 metros del paciente, un espacio que va más allá de las recomendaciones actuales de distanciamiento social.

Además, la secuencia del genoma de la cepa del SARS-CoV-2 aislada del material recopilado era idéntica a la aislada en el paciente con la infección activa, aseguran los autores de este trabajo.

Por tanto, añaden, los pacientes con manifestaciones respiratorias de COVID-19 producen aerosoles -suspensión de partículas diminutas en el aire- que contienen coronavirus “viable” y estos aerosoles pueden servir como fuente de transmisión del virus.

Según los firmantes, teniendo en cuenta la transmisión por aerosoles, las medidas de distanciamiento de casi dos metros no serían útiles en un ambiente cerrado y podrían proporcionar una falsa sensación de seguridad.

Las implicaciones para la salud pública, señalan, son “amplias”, especialmente porque las mejores prácticas en la actualidad para limitar la propagación de COVID-19 se centran en el distanciamiento social, el uso de mascarillas y el lavado de manos.

Lee: China encuentra rastros de COVID-19 en pollo congelado originario de Brasil