Aunque gobernadores, embajadores y expresidentes estadounidenses ya se han unido al viral reto del #IceBucketChallenge, el Departamento de Estado del país norteamericano no quiere que los cubetazos sigan empapando a altos funcionarios de gobierno.

Los abogados de la dependencia prohibieron a los diplomáticos de alto rango participar en ese desafío que consiste en dejarse arrojar encima un baldazo de agua helada para llamar la atención sobre la esclerosis lateral amiotrófica (ALS, por sus siglas en inglés), y recaudar fondos para luchar contra esa enfermedad.

Un memo enviado esta semana a todas las embajadas de Estados Unidos señala que esa práctica contraviene las reglas de ética que impiden a los diplomáticos usar su cargo público para beneficio privado “independientemente del mérito de la causa”.

Cubeta millonaria

Las donaciones hechas a la ALS Association, una organización no lucrativa que financia la investigación global para encontrar tratamientos y una cura para la enfermedad, dijo ayer que ya había recaudado 41 mil 800 millones de dólares del 29 de julio hasta el 21 de agosto. (Fuente: AP)