Los altos niveles de células inmunitarias protectoras que combaten algunos resfriados comunes pueden proporcionar protección contra el COVID-19.

De acuerdo con un estudio del Imperial College de Londres, publicado el lunes, los científicos descubrieron que personas con altos niveles de células T tienen menos probabilidades de contraer COVID-19.

El estudio, que comenzó en septiembre de 2020, analizó los niveles de células T en 52 contactos domésticos de casos positivos de COVID-19 poco después de la exposición, para ver si desarrollaban la infección.

Se descubrió que los 26 que no desarrollaron la infección tenían niveles significativamente más altos de esas células T que las personas que se infectaron, las células T se dirigieron a las proteínas internas del virus del SRAS-CoV-2, en lugar de a la proteína de la espiga de la superficie del virus, para protegerse de la infección.

Lee: Células T podrían proteger a algunos contra el coronavirus SARS-CoV-2

“Descubrimos que los altos niveles de células T preexistentes, creadas por el organismo cuando se infectan con otros coronavirus humanos como el resfriado común, pueden proteger contra la infección por Covid-19”, dijo la autora del estudio, la Dra. Rhia Kundu.

“La exposición al virus del SRAS-CoV-2 no siempre da lugar a la infección, y hemos querido entender por qué. Aunque se trata de un descubrimiento importante, es sólo una forma de protección, y me gustaría subrayar que la mejor manera de protegerse contra la COVID-19 es estar completamente vacunado, incluyendo la dosis de refuerzo”, agregó la también autora del estudio, del Instituto Nacional del Corazón y los Pulmones del Imperial College de Londres.

Cabe señalar que las vacunas actuales no inducen una respuesta inmunitaria a estas proteínas internas, por lo que los autores del estudio, publicado en Nature Communications, afirmaron que la investigación ofrece un objetivo alternativo para los fabricantes de vacunas.

En comparación con los anticuerpos, las células T tienden a sobrevivir más tiempo en el organismo y pueden eliminar las células infectadas, lo que evita enfermedades graves.