Dos personas fueron acusadas formalmente ayer de asesinar al dirigente opositor ruso Boris Nemtsov y otras tres quedaron detenidas mientras el tribunal decide si presenta cargos.

El ex viceprimer ministro convertido en crítico implacable del presidente Vladimir Putin fue asesinado a tiros cuando cruzaba un puente cerca del Kremlin junto con un acompañante. Horas antes había denunciado las políticas “dementes, agresivas” de Putin en Ucrania.

Las agencias noticiosas rusas dijeron que uno de los acusados confesó su participación en el crimen.

La detención de Dadaev y de Anzor Gubashov fue anunciada el sábado en el primer avance significativo en la investigación. Gubashov, también acusado formalmente el domingo, se declaró inocente.

Otros tres sospechosos, cuya detención fue anunciada cuando comparecieron ante la corte, fueron detenidos sin que se presentaran cargos por el momento.

Sin detalles

La Policía ha asegurado que los cinco son culpables, sin entrar en detalles acerca de su participación en el asesinato de Nemtsov el 27 de febrero.

La muerte de Boris Nemtsov estremeció a una oposición asediada y marginada, la cual sospecha que el Kremlin ordenó el asesinato. Nemtsov estaba preparando un informe sobre la participación militar rusa en el conflicto ucraniano. 

(Fuente: AP)