El gobierno español anunció el jueves una simplificación de la carta de invitación que necesitan los turistas mexicanos para visitar el país ibérico, en respuesta a las quejas de México por ciertas expulsiones arbitrarias en los aeropuertos de Madrid y Barcelona.

La decisión se produjo días después de que España adoptara una medida idéntica con Brasil tras un largo contencioso sobre las excesivas deportaciones de brasileños que habían alterado las relaciones diplomáticas entre los dos países.

El cambio de política se dio tras un par de reuniones en Chile en el marco de la IV Cumbre de Jefes de Estado de la Alianza del Pacífico. Una entre José Manuel García-Margallo, ministro de Asuntos Exteriores de España, y Patricia Espinosa, canciller mexicana; y otra entre el Rey Juan Carlos y Felipe Calderón, el presidente de México.

En concreto, España acordó “simplificar los requisitos relativos a la carta de invitación” que requieren mexicanos sin visa. Además, delegaciones de ambos gobiernos se reunirán en junio para “aclarar” y “flexibilizar” los requisitos de entrada en el país ibérico.

Esa simplificación es similar a la acordada con Brasil hace una semana. En el futuro, la carta de invitación se limitará a dejar constancia de las identidades del que invita y el invitado, así como el lugar de alojamiento. El modelo de solicitud también estará disponible en los sitios de internet de embajadas y consulados.

Hasta ahora, las cartas de invitación eran facilitadas por la policía y exigían numerosos requisitos para acreditar la relación entre el visitante y la persona que cursaba la invitación.

Al mismo tiempo, la parte española reiteró “su compromiso de velar por los derechos de los inadmitidos mexicanos y a facilitar su acceso a la asistencia consular inmediata”.

Fuente: AP.