Este jueves, entre sus primeras acciones de mandato, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, ordenó que los extranjeros que lleguen a su país deberán presentar una prueba negativa de COVID-19 y hacer cuarentena como parte de su estrategia contra el nuevo coronavirus.

Durante una conferencia de prensa desde la Casa Blanca, el mandatario explicó que todos los viajeros, sin excepción, deberán someterse a este confinamiento obligatorio pues será crucial para afrontar el COVID-19 ante el aumento de contagios.

Y es que esta orden se da en concordancia con la Organización Mundial de la Salud (OMS), que sugirió que todos los extranjeros que acudan a los países con altos números de contagios deberán guardar una cuarentena y presentar una prueba de COVID negativa.

La propia OMS advirtió en su momento sobre los peligros de relajar las medidas de confinamiento por la pandemia del COVID-19 ya que, previamente, cinco países, entre ellos Estados Unidos, habían levantado la cuarentena y registrado rebrotes importantes.

Por su parte, Biden dio la orden de establecer más centros de vacunación en el territorio norteamericano para acelerar las aplicaciones, ya que su objetivo es administrar 100 millones de dosis en sus primeros 100 días.

La exigencia de una prueba negativa de COVID-19 previa a tomar un vuelo a Estados Unidos ya había sido anunciada por el gobierno de Donald Trump hace unos días, sin embargo, el confinamiento de los viajeros sólo era recomendación.

Incluso, el propio Trump había sido criticado porque pese a tener COVID-19 decidió romper su cuarentena y realizar una pequeña visita sorpresa a sus simpatizantes en medio de una caravana de personas.

Biden agregó que el número de muertes en Estados Unidos por el coronavirus probablemente alcanzarán las 500 mil en febrero, en un panorama oscuro de lo que describió como una batalla difícil.

“Los hospitales se están quedando sin camas, hay comercios que cerraron para siempre. La distribución de la vacuna ha sido terrible hasta ahora”, concluyó el presidente.

Te puede interesar: La historia de Major, el perro que pasó de no tener hogar a vivir en la Casa Blanca con Biden