Luego de que la FDA aprobara el uso de bamlanivimab para pacientes con COVID-19 en EEUU, el canciller Marcelo Ebrard informó que ese y otros medicamentos fueron presentados a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para su autorización en México.

El bamlanivimab (bam-la-NIV-i-mab), junto con el fármaco remdesivir, ya son analizados por la Cofepris para determinar la seguridad de su uso en personas infectadas con el virus.

La autorización de la Administración de Alimentos y Medicamentos en Estados Unidos (FDA) para bamlanivimab fue concedida bajo uso de emergencia, pues el fármaco aún se encuentra en proceso de investigación y no se dispone de mucha información en torno a su seguridad o eficacia.

Esto significa que el medicamento sólo puede utilizarse mientras persista la declaración de pandemia por COVID-19 y su uso se suspenderá una vez que se revoque la emergencia.

Así funciona el bamlanivimab

El bamlanivimab, desarrollado por la farmacéutica Eli Lilly, es un fármaco de anticuerpo monoclonal para el tratamiento de COVID-19 en pacientes adultos y pediátricos que padezcan la enfermedad en grados leves o moderados.

El medicamento está diseñado para bloquear la entrada del virus a las células humanas, neutralizándolo y limitando la cantidad de virus en el cuerpo.

La acción de bamlanivimab provoca que los síntomas desaparezcan antes, aminorando los riesgos de tener que internar al paciente en un hospital, según explica Eli Lilly.


“Contiene anticuerpos humanos que son similares a los anticuerpos de pacientes que se han recuperado de COVID-19. Esos anticuerpos ayudan a limitar la cantidad de virus en tu cuerpo. Esto podría dar a tu organismo más tiempo para aprender cómo producir sus propios anticuerpos”.

Según la farmacéutica, debe suministrarse tan pronto sea posible después del contagio y dentro de los 10 primeros días de la aparición de síntomas.

Bamlanivimab se aplica vía intravenosa durante una hora y puede provocar reacciones alérgicas como fiebre, escalofríos, náuseas, dolor de cabeza, dificultad para respirar y presión arterial baja, entre otras.

El medicamento puede suministrarse en pacientes a partir de los 12 años de edad no hospitalizados; con síntomas leves y moderados y un peso mayor de 40 kg, que tengan un riesgo alto de desarrollar síntomas graves.

La FDA advierte que bamlanivimab puede causar síntomas secundarios más graves.


“Podría interferir con la capacidad propia del cuerpo de defenderse contra una infección por SARS-CoV-2 en el futuro o reducir la respuesta inmunitaria del cuerpo a una vacuna”.

FDA

Te puede interesar: OMS desaconseja el uso de remdesivir para tratar pacientes con COVID