Este martes, autoridades de China anunciaron una campaña masiva de pruebas en la ciudad de Wuhan tras registrarse un brote de COVID-19 de la nueva variante delta.

China ha contenido en gran medida el COVID-19 con cuarentenas y campañas masivas de pruebas para aislar a las personas infectadas a medida que se producen nuevos contagios, pero la nueva variante ha prendido las alertas de las autoridades.

Se han confirmado casos de COVID-19 en más de 35 ciudades en 17 de las 33 provincias y regiones de China, por lo que también se suspendieron vuelos y viajes en trenes, además se cancelaron partidos de la liga profesional de baloncesto

El lunes se confirmaron tres casos en Wuhan, los primeros no importados en más de un año.

Lee: Equipo OMS visita segundo hospital en Wuhan en pesquisa de virus

Aunque el número total de casos aún no llega al millar, los contagios se han expandido mucho más que los anteriores y alcanzado varias provincias y ciudades, incluida la capital, Beijing.

Muchos de los casos identificados se deben a la contagiosa variante delta del virus, que impulsa los repuntes en muchos países.

La Comisión Nacional de Salud informó el martes de 90 casos nuevos el día anterior, 61 de contagios locales y 29 de personas llegadas hace poco del extranjero.

Científicos del gobierno han señalado que las vacunas chinas son menos efectivas contra las nuevas variantes del virus, pero aún ofrecen algo de protección.

Por el momento sólo se utilizan vacunas chinas en el país, y las autoridades dicen haber aplicado más de 1.600 millones de dosis.

Tras el nuevo brote, decenas de miles de personas han decidido confinarse , mientras las autoridades efectúan pruebas diagnósticas a gran escala entre la población.

Te recomendamos: OMS piensa que COVID circulaba desde diciembre de 2019 en Wuhan, reporta CNN