Ni el poder de Wikileaks pudo evitar que su fundador enfrente a la justicia.

El tribunal supremo de Gran Bretaña aprobó el miércoles la extradición a Suecia de Julian Assange.

Assange, de 40 años, se ha pasado la mayor parte de los últimos dos años peleando legalmente la extradición. El final en el Reino Unido de esa lucha parece haber llegado al miércoles a una conclusión turbia, con el máximo tribunal fallando 5-2 que la orden de arresto fue emitida apropiadamente — y la abogada de Assange argumentando que la causa debe ser reabierta.

El presidente del tribunal supremo Nicholas Phillips admitió que el caso de Assange “no ha sido simple de resolver”, pero dijo que la corte había concluido que “el pedido de extradición del señor Assange ha sido hecho legítimamente y su apelación contra la extradición es por tanto rechazada”.

Incluso si la Corte Suprema se niega a reabrir la causa, Assange pudiera apelar ante la Corte Europea de Derechos Humanos, aunque  un experto en extradiciones dicen que esa ruta no impediría a largo plazo su envío a Suecia.

Assange es conocido por revelar decenas de miles de documentos secretos estadounidenses, pero sus actividades quedaron eclipsadas cuando dos mujeres suecas le acusaron de violación tras una visita suya al país a mediados del 2010. 

Assange ha rechazado las acusaciones, diciendo que las relaciones sexuales fueron consensuales, pero se ha negado a ir a Suecia, argumentando que no piensa que recibiría un juicio justo allí.

Fuente: AP.