Francia tiene una nueva candidata a la presidencia, la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, quien de ganar las elecciones generales de 2022, sería la primera mujer en dirigir al país europeo.

Pero para lograr esa meta, la originaria de España y nacionalizada francesa a los 14 años, necesita más que su experiencia al frente de la Alcaldía desde 2014 y su reelección en 2020.

Antes de confirmar por sí misma que se postularía a las presidenciales, las encuestas la situaban con una popularidad debajo del 10 por ciento, alejándose de las posiciones en las que se encuentra el actual jefe de Estado, Emmanuel Macron, y la ultraderechista Marine Le Pen, quienes podrían ser sus contrincantes en abril próximo.

“Humildemente, consciente de la gravedad de este momento y para hacer realidad nuestras esperanzas, decidí ser candidata a la presidencia de la República de Francia”, declaró Anne el pasado domingo.

Recibiendo aplausos y elogios, la alcaldesa dejó en claro que, entre otras cosas, defendería dos aspectos primordiales al llegar al Palacio del Elíseo: la ecología y el papel de la mujer.

En general, esos dos rubros han caracterizado su administración al frente de París, sobre todo al lograr en 2018 que en espacios como las orillas del Sena se prohibiera el paso de vehículos y sólo se autorizara la presencia de peatones con bicicletas o scooters.

“La prohibición de la circulación de automóviles dictada por la Alcaldía de París se justifica por la necesidad de preservar un lugar inscrito en el Patrimonio Mundial de la UNESCO”, sentenció en ese entonces el Tribunal Administrativo de París.

Al respecto, la maestra Marta Ochman, docente e investigadora del Tecnológico de Monterrey, opina que, debido a ese tipo de decisiones es que Francia necesita a una mandataria como Hidalgo, “con una evidente visión política que tiene la capacidad de restaurar el valor de la equidad”.

“Creo que un gobierno de izquierda que pudiera ser capaz de negociar más políticas sociales sería algo bueno para Francia, y evidentemente políticas sociales con una visión medioambiental es muy importante”, detalla.

Pero además de la peatonalización, durante la administración de Hidalgo se ha logrado llegar a uno de los convenios más importantes a nivel mundial en favor de la lucha contra el cambio climático: el Acuerdo de París, firmado en 2015 y bajo el cual diferentes gobiernos se han basado para mantener sus emisiones de CO2.

Por otro lado, a parte de los intereses ecológicos de Anne, la maestra Ochman destaca que otros de los puntos que la favorecen para ser una gran contrincante en 2022, es su género.

“La otra razón por la cual me gusta mucho la postulación de Anne Hidalgo, es que la clase política de Francia es sumamente machista. A pesar de que pareciera que es un país muy avanzado en cuestiones de equidad de género, en el Parlamento siempre ha predominado la presencia de hombres (…) Y claro que está Marine Le Pen, pero ella llegó a la política a través de su padre, por lazos familiares. Entonces, sería bueno que viviéramos un cambio en Francia con una mujer, y sobre todo una de izquierda”, asegura.

Macron, el contrincante más fuerte de Anne Hidalgo

A siete meses de que se lleve a cabo la primera vuelta de las elecciones generales, sólo Anne Hidalgo y Marine Le Pen han oficializado su interés por llegar a la presidencia. Sin embargo, se espera que Emmanuel Macron haga lo propio en cuestión de semanas, aumentando la presión de los actuales y próximos candidatos.

Y aunque desde 2020 Macron no ha podido aumentar sus índices de popularidad, registrando este mes una aceptación del 35 por ciento de acuerdo con datos de la empresa Morning Consult, eso no podría ser un gran impedimento para reelegirse.

En entrevista, la docente Marta Ochman deja en claro que a pesar de que una gran mayoría de franceses no han aprobado sus estrictas medidas contra el COVID-19, otros podrían tomar ese aspecto como una ventaja.

“Independientemente de todos los problemas de Macron, el que un político esté en el poder le da cierta ventaja. Y es cierto, puede haber polémica a su alrededor por las medidas de combate al COVID-19, pero una parte de la población apoya esas reglas, y en tiempos de crisis un liderazgo fuerte es atractivo para muchos votantes”, comparte.

En los últimos meses, la solicitud del pase de vacunación en establecimientos cerrados ha sido una de las medidas más criticadas del gobierno de Macron. Sin embargo, este requisito ya ha sido implementado en otros países de la Unión Europea, como Italia.

En ese sentido, la maestra Marta añade que, para competir con el actual jefe de Estado, Anne Hidalgo requiere de un discurso que una al electorado descontento por las decisiones del mandatario, sobre todo por sus pocas medidas medioambientales.

“Creo que si hace una campaña inteligente, si tiene el apoyo de la gente de su propio partido, de los ecologistas, y une a la población que quiere un cambio, que fue la estrategia de Macron en 2017, Anne puede ganar en 2022”, dice Ochaman.

De ese modo, se espera que, a partir de confirmar su candidatura, los electores comiencen a ver más el papel de Anne, y sólo así aumente su popularidad de camino a las presidenciales.

También puedes leer: Muselier y Le Pen, la amenaza de Macron a la presidencia tras las elecciones regionales