En cuestión de horas, la vida de una persona puede cambiar radicalmente. De protagonizar un alto perfil y popularidad, a poner en duda su desarrollo y ética profesional, un escenario muy parecido al que actualmente está viviendo el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo.

Desde la semana pasada, este político de origen neoyorquino ha sido acusado por acoso sexual, un señalamiento lanzado por una mujer de nombre Lindsey Boylan, el cual le abrió la puerta a dos acusaciones más.

Luego de que Boyland, quien era asesora del propio Andrew Cuomo, diera a conocer que vivió acoso por parte del político entre 2016 y 2018, dos mujeres siguieron su línea, asegurando que vivieron un caso similar.


El Partido progresista de las Familias Trabajadoras de NY destacó que Cuomo no es apto para servir al pueblo

Charlotte Bennett, por ejemplo, quien fungía como asesora en política de salud dentro de la administración del demócrata, confesó que, en una ocasión, el gobernador le preguntó si era monógama y si en algún momento había tenido relaciones con hombres mayores, insinuándole que él estaba abierto a mantenerlas con mujeres de su edad, 25.

Asimismo, este lunes se dio a conocer que Anna Ruch, de 33 años y quien no está particularmente ligada a un puesto político, compartió que, en medio de la recepción de una boda suscitada en 2019, Andrew Cuomo le preguntó, con sus manos puestas en su cara, si podía besarla luego de que intentara tocar su espalda.

Hasta el momento, el único mensaje que el gobernador ha dado a conocer fue lanzado el pasado 28 de febrero, antes de la declaración de Ruch, a través del cual pidió disculpas y recalcó que se habían mal interpretado sus acciones, pues él llegaba a ser bromista con la gente de su oficina.

“Ahora comprendo que mis acciones pudieron haber sido sensibles o demasiado personales y que algunos de mis comentarios, dada mi posición, hicieron que otros se sintieran de una manera que nunca pretendí (…) En la medida en que alguien se sintió así, realmente lo lamento”, sentenció.

En cuanto a esta declaración, Dora Isabel González Ayala, internacionalista de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Acatlán, señala que fue particularmente mala, pues el gobernador hizo mención a que lo ocurrido fue una broma, algo para tomarse a la ligera.

Sin embargo, eso sólo provocó que se elevaran más las preocupaciones a su alrededor, haciendo que diferentes organizaciones y políticos, como los demócratas Kathleen Rice y Bill de Blasio, exigieran su dimisión

“En repetidas ocasiones hemos visto que (Joe) Biden está promoviendo mucho la cuestión de los derechos humanos, y el que haya alguien de su partido que tome actitudes contradictorias y a la vez con malas respuestas, perjudica un poco también la imagen demócrata”, dice González Ayala.

En espera de respuesta legal para Andrew Cuomo

Actualmente, es la procuradora general de Nueva York, Letitia James, quien lleva a cabo una investigación en torno al caso de Cuomo, sobre todo luego de que fuera el propio demócrata quien solicitara una averiguación independiente.

En entrevista, la internacionalista González Ayala comenta que ahora es momento de esperar a ver qué arrojan los resultaos de James y lo que habrá tras bambalinas, pues podría haber un sondeo interno en el Partido Demócrata para nivelar qué puntos positivos o negativos pueda tener Andrew Cuomo en cuestión de acoso sexual y la presión externa.

Por su parte, Tania Meléndez Elizalde, maestra en Estudios Políticos y Sociales de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón, agrega que, desde la postura en favor de los derechos de las mujeres, se le debe creer a los testimonios hasta llegar a las últimas consecuencias, cuando se apliquen las respectivas sanciones.


Es decir, si este gobernador ya perdió puntos favorables con las personas que lo han elegido, es una consecuencia de sus actos (…) Independientemente de que la ley decida cárcel, alguna multa o lo que decida el juicio, sí debe tener una repercusión social, que sería en este caso que personas así no pueden representar a los ciudadanos en cargos públicos

Tania Meléndez Elizalde

Maestra en Estudios Políticos y Sociales

De ese modo, las especialistas aseguran que, hasta el momento, este caso sólo ha arrojado la importancia de que las mujeres alcen la voz para fortalecer la lucha femenina ante situaciones que antes no podían controlar tan fácilmente.

“En la medida en que las mujeres se empoderen y denuncien en diferentes instancias esos actos de violencia, se va a poder trascender a cambios sociales importantes, a que los varones que quieran ejercer esta violencia lo piensen dos veces, que sepan que no hay impunidad ante esto”, dice la maestra Tania.

También puedes leer:Nueva York renace: así entrará a la fase 3 de reapertura económica tras pandemia