Andrew Pollard, el científico británico que dirigió las investigaciones sobre la vacuna Oxford/AstraZeneca contra COVID-19, afirmó el sábado que es “altamente improbable” que la nueva variante Ómicron se propague rápidamente entre la población vacunada.

El también profesor y director del Oxford Vaccine Group dio como ejemplo la variante delta, la cual se pensaba afectaría a la población vacunada, pero no fue así.

Y señaló que se podría crear una nueva vacuna contra la variante ómicron “muy rápido”.

Explicó que si la variante ómicron afecta a la población ya vacunada “sería posible actuar muy rápido”, debido a que “los procesos de desarrollo de una nueva vacuna cada vez están mejor engrasados”, dijo a la BBC.

Pollard consideró que las actuales vacunas deberían servir contra la nueva cepa, la cual fue llamada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como “preocupante”.

Los fabricantes de otras vacunas como Pfizer/BioNTech, Moderna y Novavax mostraron también su confianza en su capacidad para combatir la nueva cepa.

Lee: No se ha detectado variante ómicron en CDMX, pero continúa monitoreo: secretaria de Salud

La variante ómicron de COVID-19 ya fue detectada en países europeos a tan solo días de ser identificada en Sudáfrica, lo que ha ocasionado que los gobiernos de diferentes naciones del mundo intenten medidas para detener su propagación.

El sábado el Reino Unido endureció las normas sobre el uso de mascarillas y la realización de pruebas a las personas que llegan al país, tras detectar dos casos de la nueva variante.

Mientras que en Italia y Alemania las autoridades confirmaron contagios de la variante. Bélgica, Israel y Hong Kong también reportaron que la variante ha sido detectada en viajeros.