Los talibanes están volviendo a tomar el poder de Afganistán, y en los próximos días eso podría ser un hecho rotundo luego de que hayan acaparado la capital, una zona que podría escalonarlos aún más en el territorio asiático.

Hasta el pasado viernes 13 de agosto, este grupo fundamentalista nacido en los años 90 ya había tomado las ciudades de Gazni, Kandahar, la urbe más grande del país, y Herat, cerca de la frontera con Irán.

A ese paso, se estima que en los próximos 30 días también se adueñen de Kabul, y en ese momento Afganistán vuelva 20 años en el tiempo, cuando se realizaban múltiples acciones en contra de los derechos humanos.

“Todo esto va a ser negativo para la población (de Afganistán), la cual va a sufrir mucho con el regreso de los talibanes, eso es indiscutible (…) El pueblo va a estar peor”, comenta al respecto el doctor Jaime Isla Lope, internacionalista y académico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM.

Entre esas acciones negativas, es que se violarán los derechos humanos de los habitantes, pero principalmente de las mujeres y niñas, a quienes se les prohibirá la educación después de los 10 años y se les obligará a usar vestimenta que cubra todo su cuerpo.

Pero no sólo eso, el doctor Francisco Daniel Abundis, profesor del Departamento de Relaciones Internacionales, Economía y Ciencia Política del Tecnológico de Monterrey, campus Guadalajara, asume que con la llegada de los talibanes también se podría regresar a los castigos corporales por delitos menores, así como a las penas de muerte en espacios públicos.

“Si sus avances siguen, dentro de poco vamos a ver la recuperación de Kabul por parte de este grupo, y eso sería totalmente preocupante para el tablero internacional”, dice Abundis.

El regreso casi inmediato de los talibanes llega cuatro meses después de que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden anunciara la retirada de sus tropas en el territorio afgano luego de 20 años de haber arribado a ese país.

A pesar de que las advertencias de que el grupo fundamentalista regresaría si las tropas estadounidenses se iban, el líder demócrata siguió con su objetivo, el cual se cumplirá el próximo 30 de agosto, no sin antes haber evacuado, con ayuda de tres mil infantes de la Marina y cuatro mil soldados, a la mayoría de su personal de la Embajada y a los ciudadanos estadounidenses en Kabul.

“Soy el cuarto presidente de Estados Unidos que tiene tropas en Afganistán. Ha habido dos republicanos y dos demócratas. No le pasaré esta responsabilidad a un quinto. Es momento de que las tropas estadounidenses vuelvan a casa”, llegó a declarar Biden.

Ante esto, el doctor Isla Lope destaca que la presencia de Estados Unidos en Afganistán en realidad no sirvió de mucho, pues los talibanes nunca desaparecieron, “creyeron que era un grupo fácil de retirar, pero luego se encontraron con que tenían un arraigo fuerte con la población y por lo tanto no los pudieron desaparecer. Incluso la guerra lleva 20 años y todavía no termina”.

Por otra parte, el también catedrático Francisco Daniel Abundis enfatiza que actualmente Estados Unidos está enfocado en otros asuntos internos que tienen que ver con su recuperación económica y la aplicación de las vacunas contra el COVID-19, y no tanto en el exterior; un papel en el que también está enfocada la Unión Europa y que por ende dejan un vacío evidente en el país de Asia del Sur.

En ese sentido, se prevé que sea otro personaje internacional el que tome las riendas de la situación.

China, en la mira para ayudar a Afganistán

Con la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán, los focos internacionales están buscando quién pueda ocupar el papel que la Unión Americana tomó por dos décadas, y así tratar de frenar las acciones negativas que puedan llevar a cabo los talibanes.

En entrevista, el doctor del Tecnológico de Monterrey, Francisco Daniel Abundis, señala que ese puesto lo podría ocupar China, entre otras cosas, para evitar que no se despliegue una guerra civil alrededor de alguna de sus provincias, sobre todo considerando que comparte territorio con Afganistán.

“Sabiendo que los talibanes levantaron la mano en busca de consolidarse, y no a través de una vía democrática, sino de las armas, aquí sería fundamental pensar en el posicionamiento político de nuevos actores; entonces, es el momento de actuar de Irán o China, el cual busca convertirse en potencia hegemónica, algo que ya lleva años haciendo”, dice Abundis.

En ese sentido, se prevé que, con la llegada a Afganistán, el gobierno de Xi-Jinping tenga mayor presencia en esta zona, al igual que ya lo ha conseguido en Oriente Medio con Irán y Siria.

“Creo que China va a ser el ganador de este conflicto, de esta salida norteamericana de Afganistán, y Estados Unidos se retira para enfocarse en el mar meridional de China, que es donde están todos los intereses norteamericanos, japoneses, australianos, frente a esta nación. Se ve que se va a concentrar en esta zona”, comparte por su parte el doctor Isla Lope.

De ese modo, se espera que sea China el próximo en llegar a Afganistán, no sin antes esperar a que los talibanes tomen Kabul, de lo contrario, su movimiento podría ser un tanto apresurado.

También puedes leer: Estados Unidos confirma que reducirá presencia militar en Irak y Afganistán