Miles de personas se reunieron el sábado en actos simultáneos en Madrid y Barcelona para pedir diálogo en medio de una crisis política desatada por una iniciativa independentista en Cataluña.

Gente vestida de blanco se reunió en Madrid, la capital de España, y en la ciudad catalana de Barcelona con el lema “¿Hablamos?”, un mensaje a los políticos españoles.

Los organizadores de las marchas pidieron a la gente que no llevara banderas, ni españolas ni catalanas, y que vistiera con ropa blanca.

Al mismo tiempo se celebraba en Madrid otra marcha en apoyo de la unidad de España y contra la secesión de Cataluña.

Las marchas se celebran seis días después de un referendo en Cataluña sobre la independencia que el gobierno español considera ilegal y que había suspendido el máximo tribunal del país.

Las autoridades regionales catalanas afirman que el voto a favor de la secesión ganó por goleada, aunque menos de la mitad del electorado acudió a las urnas.