Los deportes profesionales no son solo una pasión, sino también un negocio, a través de las ventas de taquilla, la venta de mercancía oficial y, por supuesto, la transmisión en medios.

Y es en este último punto a donde llegó un nuevo deporte que está rebasando a los tradicionales: los videojuegos.

Una muestra de esto es el sitio Twitch.tv, una plataforma en línea donde los usuarios pueden ver a otras personas jugar videojuegos. La empresa reporta recibir 45 millones de visitantes distintos mensualmente.

Twitch, descrito por jugadores profesionales de videojuegos como el ESPN de los gamers, atrae a una audiencia cada vez mayor, y la revista Variety reporta que Google está interesada en comprarla por mil millones de dólares.

El alto precio potencial puede entenderse tomando en cuenta algunos datos de audiencia. 

La Serie Mundial de las Grandes Ligas de Beisbol fue vista el año pasado por 14.9 millones de televidentes. 

En contraste, 32 millones de espectadores, más del doble, sintonizaron el campeonato mundial de League of Legends, un juego en línea, a través de Twitch.

Al considerar también que la audiencia actual de Twitch es más del doble que la audiencia que Youtube registraba en el 2006, cuando Google la compró por 1.65 mil millones de dólares, el precio de Twitch deja de sonar descabellado.