Durante muchos años los vales fueron una de las prestaciones más comunes en las empresas, sin embargo, a raíz de las modificaciones en materia fiscal y el avance de la tecnología, muchas organizaciones dejaron de ofrecerlos, a pesar de son muy valorados por los colaboradores.

Durante el tercer trimestre de este año, el número de personas asalariadas que no contaban con acceso a prestaciones de ley aumentó a 14.4 millones, desde los 14.1 millones que se registraron al cierre de 2018, de acuerdo con los datos publicados en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Inegi.

+14

millones de mexicanos no cuentan con prestaciones laborales

Se estima que solo nueve millones de personas son beneficiadas con vales de consumo y poco más de 50 mil compañías en todo el país los entregan, según información de la Asociación de Sociedades Emisoras de Vales (Aseval).

9

millones de personas reciben vales de despensa

Marco Antonio Martínez, presidente ejecutivo de Aseval, comenta que una de las principales razones por las que las empresas dejaron de otorgar vales se relaciona con los cambios que se le hicieron a la reforma fiscal en 2014, cuando la definición de despensa cambió y los vales dejaron de ser deducibles al 100 por ciento en el Impuesto Sobre la Renta (ISR).


Esto quiere decir que, con la nueva disposición, la deducción se ubicó en 53 por ciento y muchas de las compañías pensaron que al otorgar esta prestación les costaría más, sin embargo, no fue así

“Lo que en Aseval hemos notado es que ahora es más lento que nuevas empresas se sumen. Si se regresara a la deducción de 100 por ciento habría más compañías pensando en esta opción”, comparte Martínez.

En México, algunas personas aún tienen la creencia de que los vales de consumo son una prestación de carácter obligatorio, pero esta medida es voluntaria al ser un tipo de prestación superior, por lo que ninguna empresa está obligada a darla.

Si desde un principio la organización la ofrece tiene que seguir las reglas y adaptarse a la ley, además no puede dejar de lado un compromiso solo porque considere que esta medida afectará sus intereses económicos.

Transformación digital de los Vales

Con el paso del tiempo el formato de presentación de los vales de despensa autorizados por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) cambió, del papel dieron el salto al monedero electrónico.

Esta medida, además de ir acorde a las nuevas tecnologías, ofrece a los trabajadores practicidad y garantía de que sus ingresos extra se resguarden bajo un sistema más seguro.

No hace mucho tiempo que el beneficio que otorgan los vales de despensa se diversificó, antes solo se utilizaban para adquirir productos de la canasta básica en supermercados, ahora son aceptados en una gran variedad de establecimientos y con ellos se pueden comprar desde zapatos, medicinas, libros, hasta electrodomésticos.

La ventaja de este tipo de apoyo no solo recae en los productos que se pueden adquirir, ya que también son un incentivo que ayuda a los trabajadores a incrementar su productividad y a sentirse más reconocidos, pues consideran que la empresa se preocupa por ellos al momento de que reciben algo adicional a su salario.

Por otra parte, las empresas que entregan vales de despensa a sus colaboradores pueden beneficiarse de otros aspectos como la retención de talento, incentivos fiscales vigentes, así como la fidelidad y confianza de las personas que conforman sus equipos de trabajo.

La ley mexicana es determinante en el tema de los vales de despensa, existen dos esquemas que determinan el monto máximo a otorgar a los empleados.

El primero corresponde al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) que plantea la deducción de impuestos solo si se otorgan vales de manera mensual por un mínimo de mil 014 pesos, es decir, un monto que no rebase el 40 por ciento de una Unidad de Medida y Actualización (UMA).

En 2019, el valor de la UMA es de 84.49 pesos diarios, dos mil 568.50 pesos mensuales y 30 mil 822 pesos anuales.

El esquema del ISR es más sencillo de ejecutar que el del IMSS, ya que se puede aumentar la cantidad de dinero que se otorga a los empleados con base al monto vigente de la UMA, que cual significa que la cantidad máxima que se podría brindar a los colaboradores al mes es de dos mil 534 pesos.

Rosaura Álvarez Martínez, directora comercial en IntelyVale, comenta que es muy importante que las empresas se abran a esta posibilidad, porque otorgar vales no solo les ayuda a generar ahorros, también a ayuda a mejorar la imagen corporativa.


Si se regresara a una deducción de 100 por ciento habría más compañías pensando en ofrecer vales de consumo

Marco Antonio Martínez

Presidente ejecutivo de Aseval

“Los retos que tenemos como empresas que gestionan vales de consumo es hacer llegar la información adecuada sobre este tema a las organizaciones y hacerles ver que no es un servicio caro como se llega a pensar. Al final resultan beneficiadas ambas partes, pero solo se necesita tiempo y disposición para la creación de un presupuesto”.

También puedes leer: Facturas instantáneas, tarjetazo riesgoso