Luego que este miércoles Volaris respaldara al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) al aceptar operar vuelos comerciales en Santa Lucía, los participantes del mercado reaccionaron negativamente y la aerolínea perdió 1.4 por ciento de sus acciones.

Y es que la aerolínea comunicó que comenzaría a operar de manera oficial en el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) a partir del 21 de marzo de 2022, lo cual no fue bien visto en el mercado.

De hecho, la acción de Volaris cerró esta tarde en 36.93 pesos en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y fue su menor precio desde el pasado 20 de agosto cuando cotizaba en 36.86 unidades.

De esta manera, los títulos de Volaris cerraron con una pérdida de 1.4 por ciento y ligaron cuatro jornadas a la baja, en las que acumula una disminución de más de 10 por ciento, según Bloomberg.

Esto se suma a que esta mañana la compañía dirigida por Enrique Beltranena informó que después de un amplio análisis concluyó que será viable, y más barato, operar en el AIFA.

Con ello se confirmaron rutas diarias hacia Tijuana y Cancún, que serán adicionales a las que ya opera en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

“Al actualizar nuestra estrategia de expansión y crecimiento continuo en México, donde transportamos anualmente alrededor de 25 millones de pasajeros, hemos visto que solo en la zona inmediata al nuevo aeropuerto existe un mercado de 4.8 millones de clientes potenciales”, dijo Enrique Beltranena, director general de Volaris, citado en un comunicado.

Lee: Volaris, primera aerolínea en confirmar vuelos desde Santa Lucía; ‘despegará’ a partir de marzo

La compañía tomó la decisión después de un análisis acerca del progreso de la construcción, incluidos los servicios a pasajeros, operacionales y de mantenimiento, del avance en los procesos de certificación y sus respectivos manuales, así como de los procesos de despegue y aproximaciones, además del desarrollo en las vías de acceso terrestre, los esfuerzos en los tarifarios y la seguridad aeronáutica y operacional, con lo cual concluyó que “será viable operar en este puerto aéreo”.

Volaris se convierte en la primera aerolínea mexicana en confirmar su operación en el AIFA, que se construye en la base aérea militar de Santa Lucía.

Viva Aerobus también ha mostrado su interés en operar en el nuevo aeropuerto, mientras Aeroméxico ha referido en ocasiones anteriores que, debido a su modelo de operaciones, prefiere mantener su base de operaciones en el AICM.