La alerta para los residentes de Nueva York y Nueva Jersey no parece tener fin. 

Tras las devastadora tormenta “Sandy” que costó, según el gobernador de Nueva York, la “asombrosa” cifra de 33 mil millones de dólares, llegó otra tormenta, esta vez de nieve, que sigue sin permitir la reconstrucción. 

Cory Booker, alcalde de Newark, Nueva Jersey, en donde más de 25 mil personas permanecen sin electricidad, lo llamó un golpe de la madre naturaleza doble.

La empresa que provee de electricidad para la región, Consolidated Edison Inc, argumentó que sus equipos no habían podido empezar con la reconstrucción debido a los vientos y la nieve que dejó la nueva tormenta. 

Más de 92 mil casas y establecimientos se sumaron a los 650 mil que ya estaban sin electricidad en seis estados tras “Sandy”, según el servicio de noticias Bloomberg. 

La nueva tormenta también propició la cancelación de 2 mil 200 vuelos, la mayoría de ellos en aeropuertos de Nueva York y Nueva Jersey. 

Según la empresa de electricidad, este fin de semana podría mejorar el clima y por lo tanto su capacidad de restablecer el servicio de electricidad. 

Sin embargo, el doble golpe ya se dio y los costos para la economía de la Costa Este podrían ser mayores que los originalmente calculados.