Al comparecer ante la Comisión de Hacienda y Crédito Público del Senado de la República, la gobernadora del Banco de México (Banxico), Victoria Rodríguez Ceja advirtió que, ante la pandemia del Covid-19 y la guerra entre Rusia y Ucrania, los bancos centrales del mundo, incluido el de México, enfrentan la coyuntura más difícil de las últimas cuatro décadas.

No obstante, se comprometió a actuar de manera oportuna para asegurar la convergencia de la inflación a la meta de 3% y preservar el poder adquisitivo de la moneda nacional.

Refirió que, en marzo del presente año, la inflación general anual en nuestro país se situó en 7.45 por ciento, por lo que, dijo, el entorno continúa siendo complejo, pues a los efectos de los choques asociados por la pandemia, se agregaron mayores presiones de los energéticos y otras materias primas derivadas del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania.

Ante todos los grupos parlamentarios, la titular del Banco Central manifestó que lo anterior es importante, porque la reducción del poder adquisitivo del dinero afecta más a las familias de menores ingresos, pues son las que suelen tener una mayor proporción de sus ingresos en efectivo y se ven más afectadas.

Informó que los pronósticos de inflación se revisaron al alza de manera significativa; no obstante, se prevé que la inflación general disminuya a lo largo del presente año y que converja la meta del tres por ciento “hacía el final del horizonte de pronóstico”.

En respuesta a la inquietud de los senadores del PRI, PAN y Morena sobre la filtración que hizo el Presidente Andrés Manuel López Obrador sobre la decisión de la Junta de Gobierno de subir en 50 puntos base la tasa de interés de referencia para dejarla en 6.5%, cuando faltaban varias horas para conocer la información de forma oficial, Victoria Rodríguez Ceja se concretó a señalar:

Te puede interesar: Si un cajero te ha dado un billete falso debes saber esto del plan de Banxico

“Les aseguro que el Presidente López Obrador no volverá a adelantar las decisiones que la institución adopte sobre las tasas de interés”.

Por su parte, Nuvia Mayorga, del PRI, la exhortó a que cumplir la Carta Magna, pues es muy clara: “el Estado tendrá un Banco Central que será autónomo en el ejercicio de sus funciones” y, en su administración, “no permita gobernadora que existan invasiones en sus competencias y atribuciones, como la que se vivió en el mes de marzo a cargo del Ejecutivo federal”.

La gobernadora destacó que una de las tareas de este órgano autónomo es la procuración de la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional, por lo que la transparencia es un ejercicio diario.

Subrayó que el Banco de México ha venido trabajando para cumplir con el mandato Constitucional de procurar la estabilidad de precios, implementado una política monetaria prudente y oportuna.

Destacó que el peso mexicano ha podido absorber, hasta ahora, las diversas perturbaciones provenientes del exterior, con eficiencia y solidez, por lo que opera desde octubre del año pasado en un rango que va de los 19.79 y 21.92 pesos por dólar y aseguró que Banxico tiene el compromiso irrenunciable de proteger la moneda nacional, por lo que actuará de manera oportuna para que la inflación converja hacía la meta del tres por ciento.

La actividad económica, destacó, ha mostrado una trayectoria al alza desde noviembre, apoyada tanto por expansiones del sector industrial, como el de servicios, al tiempo que las actividades agropecuarias permanecieron en niveles relativamente elevados, “sin embargo, el entorno para el crecimiento aún es complejo”.

Subrayó que las previsiones de crecimiento del Banco para 2022, contemplan una expansión del Producto Interno Bruto, de entre 1.6 y 3.2 por ciento, con una estimación puntual de 2.4 por ciento. Mientras que para 2023, se anticipa un crecimiento del PIB de entre 1.9 y 3.9 por ciento, con una estimación puntual de 2.9 por ciento.

La Junta de Gobierno del Banco de México, subrayó, ha evaluado la magnitud y diversidad de los agentes inflacionarios, así como los riesgos de que se contaminen las expectativas de largo plazo, ha considerado los retos asociados al apretamiento de las condiciones monetarias y financieras globales, y las mayores presiones inflacionarias asociadas al conflicto geopolítico en Europa del Este.

Como parte de la estrategia de pagos de largo plazo, Rodríguez Ceja anunció que el Banco de México ha iniciado el desarrollo de una Moneda Digital del Banco Central, la cual forma parte de la estrategia de pagos de largo plazo, con el planteamiento de una infraestructura para el registro de recursos y que tomará alrededor de tres años para su operación.