El atún enlatado es uno de los productos más versátiles que se pueden consumir, además es rico en proteínas y bajo en grasas

Sin embargo, desde hace años tanto en México como en otros países como Estados Unidos, su origen ha sido discutido y se ha puesto a prueba si lo que se vende es atún de verdad.

La polémica se ha abierto una vez más, ahora poniendo a prueba el atún de la cadena Subway es cien por ciento natural.

Todo comenzó el pasado mes de enero, cuando dos clientes de California, Estados Unidos, presentaron una denuncia a la cadena de alimentos al alegar que “sus productos estaban hechos de cualquier cosa, menos atún”.

Ante esto, el diario The New York Times realizó una prueba de laboratorio para revelar la verdad. Los resultados indicaron que no había pruebas de ADN de atún.

Asimismo, la demanda acusa a la cadena de alimentos de fraude, tergiversación internacional y enriquecimiento ilícito. Los demandantes alegan que “fueron engañados para que compraran alimentos que carecían por completo de ingredientes que les fueron ofrecidos”.

Por su parte, Subway ha negado las acusaciones. “Simplemente no hay verdad en las acusaciones de la denuncia que se presentó en California”, compartió un portavoz al periódico estadounidense.

Lee también: Lechitas que no son leche: Profeco revela las marcas engañosas del mercado

“Subway entrega atún 100 por ciento cocido a sus restaurantes, que se mezcla con mayonesa y se usa en sándwiches recién hechos y ensaladas a nuestros huéspedes”, redactaron en el correo dirigido al periódico.


Ante esta respuesta, la periodista Julia Carmel decidió seguir indagando al comprar más de 150 centímetros de sándwiches de atún Subway de tres tiendas de Los Ángeles. Posteriormente contrató a un laboratorio especializado en pruebas de pescado

Los análisis indicaron que no se identificó atún, ni su ADN ni su especie.

De acuerdo al portavoz del laboratorio, se llegó a dos conclusiones: “Uno, que el atún está muy procesado, eso implicó no detectarlo como atún; dos, que lo que hemos analizado no sea atún”, indicaron.

Las acusaciones podrían resultar catastróficas para la cadena. La demanda presentada en el Tribunal del Distrito de Estados Unidos por Karen Dhanowa y Nilima Amin podría gravemente dañar no sólo a la empresa, sino a la imagen y la reputación de una marca que tardó años en construir.